jueves, 3 de marzo de 2016

De cuaresma y los tradicionales cuarenta días de ayuno de Jesús

A propósito de la cuaresma y estudios bíblicos al respecto. Es preciso hacer notar que de los cuatro evangelios canónicos, sólo tres (Marcos, Mateo y Lucas) recogen la tradición de los cuarenta días de Jesús en el desierto antes de iniciar su ministerio público (Marcos 1.12-13; Mateo 4.1-2; Lucas 4.1-2); Juan no dice nada al respecto. Luego, es preciso admitir que sólo dos de estos tres (Mateo y Lucas) sostienen que esos cuarenta días fueron de ayuno (Mateo 4.2; Lucas 4.2).  

Además: Sólo Marcos y Mateo afirman que el Espíritu guió (Mateo 4.1, “guiado”, “llevado” en el texto griego) o arrojó (Marcos 1.12, lo arrojó, en el texto griego) a Jesús al desierto, y sólo Mateo afirma expresamente que fue “para ser tentado por el diablo” (Mateo 4.1).

Por otro lado, a diferencia de Marcos y Mateo, Lucas, más bien afirma que el Espíritu “guiaba” o “conducía” a Jesús en el ámbito del desierto, mientras estaba y estuvo en el desierto (así al texto griego, a diferencia de lo que se lee, por ejemplo, en la Reina Valera 1960, en Lucas 4.1). Tampoco afirma Lucas que Jesús fue llevado expresamente para para ser tentado por el diablo. En resumen, según Lucas: a) Jesús era guiado por el Espíritu mientras estaba y estuvo en el desierto; b) Jesús fue tentado por el diablo mientras estuvo y estaba en el desierto.

Por supuesto, la cristología del evangelio de Juan hace innecesario el taller de capacitación que supuso el desierto para el Jesús de la tradición sinóptica.

En conclusión: Nunca fue, ni ha sido tan monolítico, unísono y armonioso el NT (ni la Biblia como tal), como paradójicamente sí lo pretenden ser las distintas tradiciones teológicas y eclesiales cristianas que, partiendo del NT mismo, también pretenden hallar fundamento para sí en el depósito religioso del pueblo judío y en la tradición textual de la Biblia hebrea misma. En consecuencia, no es más que una mera ilusión el pretendido apoyo total de la Biblia del que presumen prácticamente todas las tradiciones teológicas y eclesiales cristianas.    


¡Hasta la próxima!

                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario