lunes, 21 de marzo de 2016

A propósito de la tradición de la cuaresma y de las inconsistencias en las versiones de la Biblia

De saber que en 1 Corintios 11.2 (RV 1960: las instrucciones); 2 Tesalonicenses 2.15 (RV 1960: la doctrina) y 2 Tesalonicenses 3.6 (RV 1960: la enseñanza); está en el texto griego la misma palabra que se tradujo «tradición»  en Mateo 15.2, 3, 6 y en Marcos 7.3, 5, 8, 9, 13, y con la misma carga semántica; pienso que ese sector del cristianismo protestante y evangélico que por lo general se ha caracterizado por tener y mantener una idea tan negativa del concepto de la «tradición» (griego «parádosis»); debería repensar su postura y cambiar de idea, así de sencillo.

Por supuesto, no tiene la culpa el referido sector de la comunidad protestante y evangélica, de que la versión Reina Valera 1960, se haya mostrado una vez más inconsistente y originadora de conflictos.  

Observemos ahora, cómo tradujo la palabra «parádosis» la versión popular Dios Habla Hoy, en estos tres últimos pasajes citados:  

“Los felicito porque siempre se acuerdan de mí y mantienen las tradiciones que les trasmití” (1 Corintios 11.2)

“Así que, hermanos, sigan firmes y no se olviden de las tradiciones que les hemos enseñado personalmente y por carta” (2 Tesalonicenses 2.15)

Nótese que en este pasaje, aunque Reina Valera tradujo en singular “la doctrina”, en el griego originalmente está en plural, como en el pasaje anterior.

“Hermanos, les ordenamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se aparten de cualquier hermano que lleve una conducta indisciplinada y que no siga las tradiciones que recibieron de nosotros”  (2 Tesalonicenses 3.6)

Nótese que en este pasaje, aunque Reina Valera tradujo en singular “la enseñanza”, en el griego originalmente está en plural, como en el pasaje anterior.

En resumen: Es correcto y positivo hablar de una “tradición cristiana” y de “elementos tradicionales” en la fe cristiana. 

Al final, como muy bien lo plantea Héctor Mandrioni: “Nacemos, nos movemos y existimos en el seno de un legado de contenidos que nos fundan y al que desde el inicio pertenecemos” («El tiempo y la historia», página 47).


¡Buenas tardes!


No hay comentarios:

Publicar un comentario