jueves, 23 de junio de 2016

Introducción conjugación verbos "omega", presente, activo, indicativo.

Salmo 127.3 versus “dejad los niños venir a mí”


Un feliz contraste

Héctor B. Olea C.

Llama la atención el que a pesar de que tanto el texto hebreo (Tanaj) como el griego (Septuaginta) del Salmo 127.3 apuntan estrictamente a los hijos, es decir, a los varones, como herencia de YHVH; en la tradición sinóptica a una voz, se hace referencia a niños y niñas cuando Jesús insistió en que los y las dejarán acercarse a él (Mateo 19.13-15; Marcos 10.13-16; Lucas 18.15-17).

En efecto, la palabra empleada por los tres evangelistas sinópticos es «paidíon» (de género gramatical neutro), que junto a «páis» (de género gramatical masculino y femenino), hacen referencia a un ser humano de corta edad, ya sea varón o hembra, masculino o femenino.

Otras palabras que en el vocabulario del NT también hacen referencia a la prole, son:

«juiós» que señala a una persona miembro de la familia, al margen de la edad, pero específicamente de género masculino, es decir, varón. 

«thugáter» que apunta a una persona miembro de la familia, al margen de la edad, pero específicamente de género femenino, es decir, hembra o mujer.  

«téknon». Esta palabra a diferencia de las otras, puede designar a los nacidos y nacidas, sin importar la edad.

Ahora bien, el que los tres evangelistas sinópticos hayan empleado la palabra «paidion», de genero gramatical neutro, con el sentido ya explicado; y que además se use en el NT otra palabra igualmente de género gramatical neutro, como «téknon»; debe servir de correctivo a las populares y erróneas interpretaciones que muchas personas hacen, incluso hasta en proyectos de traducciones de la Biblia, con base al género gramatical de las palabras, así de sencillo.


¡Hasta la próxima!

martes, 21 de junio de 2016

Breve introducción a la acentuación griega

Dejan, el varón y la mujer, a sus parientes y se unen; si quieren


El matrimonio no es un deber, es un derecho

Héctor B. Olea C.

Muy a pesar de que el judaísmo rabínico no ve con buenos ojos el celibato, y estimula el matrimonio; lo cierto es que la tradición bíblica no considera el matrimonio, el formar pareja, como un mandato o como un deber, sino como un derecho.

De hecho, además de las implicaciones y perspectivas que nos proporciona el  texto hebreo de Génesis 2.24, Jesús mismo no sólo opta por el celibato, sino que además argumenta a favor del mismo: “Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos” (Mateo 19.12).
Por otro lado, la fuerza del haber optado Jesús por el celibato cobra más relieve cuando se observa su enseñanza positiva sobre el matrimonio (considérese Mateo 19.4-6; Marcos 10.5-9); y su actitud abiertamente positiva y de aceptación hacia los niños (Mateo 19.13-15; Marcos 10.13-16; Lucas 18.15-17).  

domingo, 19 de junio de 2016

«Dejará el varón a su padre y a su madre…», Génesis 2.24


Un análisis y comentario crítico

Héctor B. Olea C.

Si bien y por lo general, Génesis 2.24 ha sido traducido empleando el tiempo futuro, como reflejo del “estado imperfecto hebreo” (no “tiempo imperfecto”), y con la fuerza de un imperativo; lo cierto es que el pasaje en cuestión no necesariamente tiene que ser traducido empleando el tiempo futuro, ni entendido como un mandato. Es pues, el objetivo de este artículo, analizar el texto hebreo y considerar las opciones que en verdad existen en la gramática hebrea para la exégesis y traducción del pasaje que nos ocupa. Comencemos, pues, nuestra aventura.

La idea o noción del tiempo en el sistema verbal del hebreo bíblico

En realidad no existe en el hebreo tal cosa como un “tiempo imperfecto”, a la manera del castellano. De hecho no existe en la gramática del hebreo bíblico el concepto de los llamados “tiempos verbales”, a la manera del castellano. Lo que realmente existe en el hebreo son dos situaciones básicas, dos estados del verbo que apuntan más bien al aspecto de la acción verbal (si como realizada o si por realizar), donde la idea o noción de tiempo, dentro de combinaciones sintácticas, es relativa, y se establece más bien por el sentido total de la oración, como muy bien lo plantea Moisés Chávez en su obra «Hebreo Bíblico, texto programado» (página 196).



En tal sentido, hay que decir que el “estado perfecto” apunta a una acción terminada, realizada, ocurrida. Son traducciones adecuadas del “estado perfecto hebreo”, el preterido indefinido, el pretérito perfecto, el pluscuamperfecto, el pretérito imperfecto, el presente (sobre todo en los verbos estativos) y hasta el futuro (que así se indica ciertísimo), apunta Enrique Farfán Navarro en su obra «Gramática elemental del hebreo Bíblico», página 52.

viernes, 17 de junio de 2016

Amarnos y convivir pacíficamente, más que imperativos religiosos


Héctor B. Olea C.

Parece que es el orgullo y, tal vez, la necesidad misma de sentirse seguro y de concebirse como trascendente, esos factores clave que no le permiten al ser humano reconocer que en definitiva no sabe cómo y cuándo inició la trama de su historia, ni cómo ni cuándo habrá de terminar, aun cuando apele a la filosofía, a la ciencia o a la religión para darle un soporte con cierta pretensión de validez. Por otro lado, llama poderosamente la atención la idea de que la necesidad de amarnos, respetarnos, aceptarnos, convivir armoniosa y pacíficamente, son unos imperativos vitales y siempre presentes, y no los simples valores agregados o colaterales de un determinado sistema religioso o escatológico, así de sencillo.   


miércoles, 15 de junio de 2016

El nombre hebreo de los libros del Pentateuco, y algo más



Héctor B. Olea C.

Aunque la Biblia como tal, como la conocemos, AT y NT juntos, es propiamente de facturación cristiana; no es menos cierto que los cristianos mismos tienen el derecho de saber, con relación especial al AT, cuando un elemento o factor es propiamente hebreo, y cuando uno es específicamente cristiano.   

Por otro lado, si bien el acercamiento de los autores del NT al AT fue básicamente  vía la Septuaginta; es preciso puntualizar que siempre y cuando se afirme y defienda el apego a los textos hebreos del AT, la traducción del AT, aunque realizada por manos cristianas; se debe ajustar a los textos hebreos del AT y no a la Septuaginta; como un conjunto de obras propiamente judías, y no como un inventario de obras cristianas o pre-cristianas.  

No obstante, es posible y defendible el que para hacerle justicia al original acercamiento y lectura de los autores del NT de los textos del AT en su versión griega; que se haga una traducción del AT estrictamente en conformidad a la Septuaginta, hecho del cual se ha de poner al tanto a las personas destinatarias de dicha traducción o versión de la Biblia.  

martes, 14 de junio de 2016

De antropología bíblica y algunas inconsistencias


Héctor B. Olea C.

El enfoque antropológico de muchas personas (como parte de la tradición religiosa judeocristiana), que asume que todo ser humano es portador de la imagen de Dios y poseedor de una dignidad inalienable; parece entrar en una profunda crisis cuando: 1) un semejante piensa distinto a ellas (asumiendo otras creencias y prácticas); 2) tiene la piel negra, y 3) es miembro de la comunidad LGBT, así de sencillo.  


lunes, 13 de junio de 2016

No hay nada que justifique la masacre de Orlando




Sin duda, no hay forma racional de explicar la masacre de Orlando. Por supuesto, todavía no es calculable ni medible lo que en el tiempo y en cualquier circunstancia puede originar la animadversión, el odio y el rechazo fomentados, no ocultados, ni disimulados, contra una persona o un grupo social, fundamentados en prejuicios de distintas índoles, incluso religiosos y teológicos.



Finalmente y, muy a pesar de todo, hay que insistir en que carece de fundamentación alguna, la muy popular idea, demasiado dominante en muchos círculos religiosos, incluso cristianos (¿preferentemente cristianos?) de que es la homosexualidad la mayor abominación que jamás haya existido, así de sencillo.



domingo, 12 de junio de 2016

Apuntes sobre la movilidad del acento griego | Héctor B. Olea C.

Apuntes sobre la movilidad del acento griego | Héctor B. Olea C.

Ver video 




______________________________________________________



________________________________________________





sábado, 11 de junio de 2016

Declinación de doxa | Héctor B. olea C.

Declinación de doxa | Héctor B. olea C.

Ver video
https://www.youtube.com/watch?v=b2S-zjCgF8w

Modelo declinación sustantivos femeninos que terminan en eta | Héctor B. Olea C.

Modelo declinación sustantivos femeninos que terminan en eta | Héctor B. Olea C.

Ver Video 
https://www.youtube.com/watch?v=RQHpt7Cdv9M

El hombre es como la flor del campo, ¿y la mujer?


Un breve comentario sobre el Salmo 103.15-16

Héctor B. Olea C.

Es cierto que por lo general la lectura que se hace del Salmo 103.15 es inclusiva. Dicha lectura parte del supuesto de que la palabra “hombre” aquí apunta de manera inclusiva al hombre (el varón) y la mujer (como en Génesis 1.26-27 cuando afirma que “Dios hizo al hombre («adám», al ser humano) a su imagen y semejanza, varón y hembra los creó”). Pero, ¿es reamente inclusivo el pasaje en cuestión? En lo personal puedo decir categóricamente que no.

Ahora bien,  no estoy diciendo que la verdad que plantea el salmista no sea una realidad del varón y la mujer a la vez y en la misma proporción; ni que el salmista pensara que dicha realidad sólo era propia del varón y que no fuera también la misma respecto de la existencia de la mujer; no, no digo eso. Lo que afirmo es que el salmista, por la cultura patriarcal en la que vivía, habla de esa realidad, pero únicamente desde el punto de vista del varón.

Por un lado, es cierto que aquí la palabra hebrea para “hombre” no es “adán” sino “enosh”, palabra que también puede apuntar al ser humano como tal, de manera inclusiva, y que incluso en el hebreo moderno se usa para señalar “la humanidad”, el “ser humano”. Obviamente, también la palabra “adám” tiene esos matices.  

viernes, 10 de junio de 2016

Todavía hay cupo en nuestros cursos virtuales de las lenguas bíblicas



Héctor B. Olea C.

Como habíamos anunciado, el pasado martes dimos inicio a nuestras clases virtuales de griego; pero todavía hay cupo para las personas interesadas. De todos modos, tengo a bien anunciar que estamos listos para iniciar otra sesión los sábados en horario de 6:00 a 7:00 PM (hora de República Dominicana, pero de 5:00 a 6:00 PM en horario de México y Colombia).

También me es preciso recordar que tenemos la oferta de sesiones personalizadas, estrictamente ajustadas a la conveniencia de día, horario, agenda y ritmo de la persona interesada.

Para más información, favor de contactarme vía el siguiente correo electrónico: benjamin.olea30@gmail.com


jueves, 9 de junio de 2016

NOMBRES DE LOS CUATRO EVANGELIOS EN GRIEGO

NOMBRES DE LOS CUATRO EVANGELIOS EN GRIEGO

VIDEO

Si «día de reposo» equivale a «sábado», ¿Por qué evitar el uso de la palabra «sábado»?


Un interesante caso de inconsistencia en la serie Reina Valera

Héctor B. Olea C.

A propósito del mes la Biblia, quiero llamar la atención respecto de una notable inconsistencia y situación un tanto contradictoria en la historia de la versión Reina Valera. La problemática en cuestión tiene que ver con el empleo de la expresión «día de reposo» (equivaliendo a sábado, el séptimo día de la semana).

Pues bien, la expresión «día de reposo» (equivaliendo a «sábado», el séptimo día de la semana) con un asterisco al pie de página llamando la atención de la persona lectora) se la encuentra en el AT (claro está en la versión Reina Valera 1960), 62 veces en 52 versículos bíblicos.

En relación al NT, la misma se la encuentra 51 veces en 46 versículos bíblicos.

Ahora bien, cabe preguntarse: ¿Emplearon las anteriores versiones de la serie Reina Valera, la expresión «día de reposo» (equivaliendo a «sábado», el séptimo día de la semana)?

miércoles, 8 de junio de 2016

De la manipulación textual y el conocimiento de los idiomas bíblicos




El conocimiento de los idiomas originales de la Biblia y el poder leer los textos bíblicos en sus idiomas originales y con los propios ojos; capacita a la persona, cuando además se actúa no sólo con sentido crítico, sino autocrítico también, para ser consciente de la manipulación textual que ha llevado a cabo la tradición teológica y eclesial ajena (como agente difusor y comentador de la Biblia), así como de las manipulaciones textuales de su propia tradición teológica y eclesial, igualmente, como agente difusor y comentador de la Biblia. 


Por qué es importante aprender los idiomas en que fueron escritos los libros de la Biblia? (Video)



Por supuesto, la manipulación textual de los textos bíblicos se hace sutil y principalmente en dos formas: en primer lugar, en la forma de traducir ciertos textos bíblicos de especial interés y relevancia para la particular teología del agente difusor de la Biblia que, por supuesto, no actúa de manera inocente y mucho menos de manera desinteresada; y en segundo lugar, en la forma de comentar especialmente ciertos textos bíblicos en particular.     

Ahora bien y, en honor a la verdad, la manipulación de textos bíblicos en las dos formas mencionadas, no ha sido llevada a cabo sólo por los llamados «Testigos de Jehová» en su versión de la Biblia (Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras); y por los «Adventistas del Séptimo Día», con la publicación de la llamada Nueva Reina Valera 1985, Nueva Reina Valera del año 2000, y la llamada Nueva Versión Reina Valera Versión Siglo XXI, del año 2009 (tercera edición). En realidad, tanto versiones de la Biblia producidas y comentadas por biblistas y especialistas católicos, como versiones de la Biblia producidas y comentadas por biblistas y especialistas protestantes, también han sido objeto de manipulación textual.  
En suma, se quiera admitir o no, ningún agente difusor de la Biblia ha resistido la tentación de llevar a cabo algunas manipulaciones textuales, con tal de legitimar y allanarle el camino a su particular teología; y en tal sentido, el conocimiento de los idiomas originales de la Biblia, unido a una actitud crítica y autocrítica, ayuda a detectar, evaluar, desenmascarar y a proponer la superación de las mismas, así de sencillo. 

¡Hasta la próxima!

martes, 7 de junio de 2016

Introducción al análisis gramatical de sustantivos y formas verbales

Arriesguemonos a decir lo que pensamos


Héctor B. Olea C.

«Si no va a comunicar algo que edifique, mejor no escriba». Pero, ¿quién determina lo que edifica o no? ¿Desde qué marco de referencia? ¿Desde qué o cual cúmulo o depósito de experiencias? ¿A la luz de cuáles intereses?

De todos modos, muy a pesar de esa especie de “censura previa” que muchas personas sutilmente intentan imponer, proverbialmente se nos aconseja a arriesgarnos a decir lo que pensamos y a tiempo (Proverbios 15.23). Sin duda, no impactaremos positivamente ni en la misma forma a todas las personas, quizá tampoco a muchas; pero de seguro que sí a algunas, así de sencillo.


¡Feliz martes! 

lunes, 6 de junio de 2016

Inicio mañana de cursos virtuales de hebreo y griego



Mañana, martes 7 de junio, a las 7 de la noche (hora de República Dominicana), estaremos dando inicio a nuestros cursos virtuales de hebreo y griego. Las personas interesadas tienen que matricularse ya, todavía están a tiempo. Para mayor información y detalles, favor de escribirme a: benjamin.olea30@gmail.com

Prof. Héctor B. Olea C.

domingo, 5 de junio de 2016

Análisis de una oración gramatical en griego

A propósito del «día mundial del medio ambiente» ¿Peregrinos (as) aquí?


Héctor B. Olea C.

Una reflexión bíblica y teológica sobre el medio ambiente, invita a que consideremos la tierra, nuestro mundo; no tanto como un simple lugar donde estamos de paso (¿peregrinos, forasteros?), sino y más bien, como el lugar donde Dios nos puso, como nuestro ámbito natural y referencial básico, en el que nos movemos, somos y estamos llamados a ser lo que debemos ser (considérese Génesis 1.26-28); de esta consideración se deduce su radical importancia y la necesidad de que lo valoremos, conservemos y preservemos con denuedo y con pasión.  

Después de todo, y al margen de las distintas especulaciones y elucubraciones escatológicas; si hay algo que con claridad meridiana nos enseña la historia universal, es que quien pasa y deja de existir es el ser humano, y que es la tierra  la que permanece (considérese Salmo 103.15-16; Isaías 40.6-7).

En este sentido, las palabras “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no” (Mateo 24.35; Marcos 13.31; Lucas 21.33), en realidad no deben entenderse como una predicción de la destrucción del cielo y la tierra; sino más bien como apuntando a su indiscutible firmeza. En consecuencia, es precisamente la firmeza y persistencia del cielo y la tierra, la que se toma como punto de comparación para señalar la firmeza de lo dicho por Jesús en el contexto de los pasajes bíblicos citados. 

Además, a pesar de los eventuales, recurrentes y funestos cataclismos que promueven muchas producciones cinematográficas, amenazando el presente y el futuro del planeta y la subsistencia misma del ser humano en él; así como a pesar de los habituales desastres que promueve principalmente la escatología dispensacionalista como inminentes y presagios del fin del mundo y de la historia; es preciso tener en cuenta las siguiente observaciones:

1)    El hecho de que en el contexto mismo del llamado «Apocalipsis sinóptico» (Marcos 13.3-32;  Mateo 24.3-51; Lucas 21.5-37) Jesús afirme que “no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”, y que él mismo admita que sólo el Padre sabe el día y la hora de la venida del Hijo del hombre; pienso que nos invita a repensar seriamente el papel de las «señales» que Jesús esperaba que precedieran a la parusía (en su propio tiempo y generación), en las expectativas escatológicas de nuestro tiempo.  

2)    También la primera generación de cristianos (incluyendo a los apóstoles), en consonancia con el mensaje de Jesús; esperaban que Jesús volvería por ellos en su propia época, en el mismo primer siglo de nuestra era. 

3)    En la medida en que fueron pasando los años y las expectativas de Jesús y los apóstoles no se cumplían, se fue desarrollando la idea de que, a pesar de las señales que involucraba el “Apocalipsis sinóptico”, la venida de Jesús sería totalmente algo repentino y de sorpresa, “como un ladrón en la noche” (1 Tesalonicenses 5.2; 2 Pedro 3.10). 

4)    Ante el hecho de que en realidad las expectativas de las escatologías judías, las de Jesús y las de los apóstoles no se cumplieron en el primer siglo; pienso que nosotros hoy debemos ser muy prudentes a la hora de entender como «señales» de la segunda venida de Cristo cualquier cataclismo que ocurra en nuestro tiempo.

5)    En esta misma línea tenemos que entender que en realidad sólo Dios sabe cómo ha de terminar esta historia, y en verdad, no parece que la Biblia nos lo diga.

En suma, al conmemorarse hoy el «Día mundial del medio ambiente», tomemos en serio el hecho de nuestra estancia aquí, en nuestro amado planeta tierra, y pensemos, reflexionemos, y propongámonos vivir nosotros, y dejarle a las generaciones futuras el mejor mundo que nos sea posible, así de sencillo.  


¡Amén!


sábado, 4 de junio de 2016

Guía para la conjugación de un verbo omega

Clases de Griego avanzado por Héctor B. Olea C.: Nociones y vocabulario de los verbos omega

¿Una «Y» griega, o una «Y» (yod hebrea)? Una aclaración solicitada respecto del tetragrama (YHVH)

Héctor B. Olea C.

En primer lugar, como letra castellana, la “Y” no es ni griega ni hebrea; sencillamente puede ser la transliteración de la letra hebrea “yod”, o de la griega “úpsilon”- “ysilon” (más bien esta última).

En segundo lugar, la letra griega “úpsilon” o “ypsilon” aunque es la misma letra griega, en realidad se asume como “Y” cuando se la asume como “Ypsilon”, como en el griego moderno, y así en algunas gramáticas que han asumido para el griego koiné la pronunciación del griego moderno. Sin embargo, cuando se la asume como “úpsilon”, se la ha de representar más bien con la “u” castellana. Esto explica por qué algunos pronuncian la palabra “señor”, como “kyrios” (asumiendo la pronunciación del griego moderno, y otros, como yo, preferimos la pronunciación “kúrios”, asumiendo la pronunciación propuesta por Erasmo de Rotterdam en el siglo XVI de nuestra era. De todos modos, sin importar esta diferencia de pronunciación o significante, en lo que a la semántica se refiere, la palabra en cuestión mantiene la misma carga de sentido o significado.

En tercer lugar, la letra griega que en realidad es equivalente a la hebrea  “yod” es la “iota”. Existe, pues, una notable semejanza entre la “yod” hebrea y la “iota” griega a saber: 1) Ambas son las letras más pequeñas de sus respectivos alfabetos-considérese Mateo 5.18 (por supuesto, entendiendo que el conjunto de las 22 consonantes hebreas no constituye propiamente un alfabeto). 2) Ambas se usan en algunos casos como consonante y como vocal. 3) Prácticamente todas las palabras hebreas que inician con la “yod” hebrea (en hebreo por supuesto), pasaron al griego iniciando con la letra “iota” griega, y al castellano iniciando con una jota “j”. 4) La consideraba más antigua transcripción o transliteración griega del tetragrama hebreo, que, por supuesto, inicia con la “yod” hebrea, precisamente inicia con una “iota” en griego, a saber, “iabé”. 

En cuarto lugar, es 100 % ciertísima y aceptable, toda transliteración del tetragrama iniciando con una letra “y” en castellano, pero entendida no como la transliteración de la “ypsilon” griega, sino de la “yod” hebrea.

Finalmente, tengo a bien colocar a continuación el enlace de mi página de autor en Amazon, donde podrán considerar la adquisición de varios libros de mi autoría, en especial para el contexto de este comentario, la que publiqué en formato digital, donde analizo y evalúo en detalles las distintas opciones que hay respecto de la traducción y transliteración del tetragrama. La obra se llama «Estudios bíblicos y exegéticos en torno al nombre Jehová»: http://www.amazon.com/-/e/B01B26YQ4Q


¡Hasta la próxima!