sábado, 21 de mayo de 2016

La situación de exclusión de la mujer, en relación a los textos bíblicos y sus contextos

Héctor B. Olea C.

Una verdadera exegesis bíblica, una exégesis bíblica que tome en serio los contextos socioculturales y sociopolíticos en que surgieron los textos bíblicos, en relación a la situación de la mujer en este caso; no debe concluir en justificar el que hoy la mujer no sea ordenada y no ejerza con pleno derecho el liderazgo social y eclesial, con base a que en los tiempos bíblicos ésta estaba excluida del liderazgo social y en el campo religioso por igual.

Una exégesis de Proverbios 31.10-31 en perspectiva de género.


Más bien ha de poner de relieve el por qué en los marcos socioculturales y sociopolíticos de los textos bíblicos (en que surgieron los texto bíblicos), se le negaron a la mujer ciertos roles y ambientes, y se le relegó a ese pequeño espacio matizado y delimitado por el hogar y la maternidad.  

Una verdadera exégesis bíblica ha de dar cuenta del por qué se le negó a la mujer el sacerdocio, la monarquía, el ser cabeza del hogar, del clan y de la tribu; por qué no podía ser ella “el prójimo”; por qué se le negó a ella el derecho de ser considerada “levita” (de hecho, no existe en los textos bíblicos la categoría de “mujer levita”, sino sólo “la mujer o esposa de un levita”. Lo cierto es que aun cuando formara matrimonio con “un levita”, y con éste fuera parte de la tribu de “los levitas”, entendido el concepto “levita” en relación a su servicio en el tabernáculo y luego en Templo (Números 3.1-39), es claro que también se le negó a la mujer el ser “una levita”); también habrá de dar cuenta del por qué se le negó a la mujer la función del «epískopos» (obispo); también habrá de dar razones del por qué, cuando se quiso exaltar y poner en perspectiva el valor y la estima del fruto del vientre (Salmo 127.3-5), se hizo referencia de manera estricta a los varones, excluyendo a las mujeres, así de sencillo.  

1 comentario:

  1. Estimado profesor Hector, quería preguntarle si usted tiene algún material que nos ayude a comprender mejor las perspectivas androcéntricas de algunos textos como p. ej., 1Cor 14 y 1Tim 2 y que actualmente son tomados al pié de la letra en muchas denominaciones de corte reformado, para negar la posibilidad a las mujeres de ser ordenadas al completo ministerio. Saludos cordiales profesor.

    ResponderEliminar