miércoles, 4 de mayo de 2016

De las candidaturas evangélicas de cara a las elecciones del 15 de este mes

Héctor B. Olea C.

Estamos a once días de las elecciones nacionales que se estarán llevando a cabo en la República Dominicana; y precisamente a once días para que se confirme, desde mi punto de vista, lo erróneo de las candidaturas que ostentan personas de la comunidad evangélica, de concentrar su campaña estrictamente teniendo como foco al electorado de la comunidad evangélica, y dirigiendo sus ofertas de campaña especialmente (si no es que estrictamente) hacia dicho sector.

En realidad no sé quién, y a costa de qué, le vendió la idea al Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), y a la Fuerza Nacional Progresista (FNP), de que la comunidad evangélica se presenta como monolítica en cuanto a su actitud y preferencias hacia las distintas fuerzas políticas que conforman el sistema nacional de partidos. Por ejemplo, el CODUE declaró públicamente que más del 80 % de los candidatos del PQDC son evangélicos.  

Por otro lado, es de conocimiento público el que en el pasado, líderes conciliares prominentes y del más alto nivel, procuraron en vano dirigir a los feligreses a votar masivamente por ciertas candidaturas señaladas e identificadas de antemano, y a pesar de todo, los resultados fueron desastrosos.  

Ahora bien, es posible que al final esta equivocada estrategia haya sido un resultado predecible e inevitable, ante la imposibilidad de tales candidaturas de impactar y concitar un verdadero y consistente interés en el electorado nacional; y en consecuencia, se tuvo que optar por dirigir su oferta de campaña, incluso su programa de ejecución gubernamental, hacia el que entienden su ámbito natural: la comunidad evangélica misma.

Pero yendo todavía un poco más lejos, en verdad tengo mis dudas respecto a si en verdad alguna vez tuvieron como objetivo y meta, las candidatura en cuestión, al electorado nacional y no sólo al electorado de la comunidad evangélica misma. En verdad sospecho que siempre fue y ha sido la meta, errónea desde mi punto de vista, el lograr implantar una especie de gobierno nacional, municipal y una ejecución congresual, por evangélicos, con evangélicos y para evangélicos, así de sencillo.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario