viernes, 31 de julio de 2015

La fe y el amor a Dios transitan caminos diferentes

Ciertamente, parece que la fe y el amar a Dios van por caminos diferentes. Por un lado, mientras que para el autor de Hebreos, la fe es la certeza de algo que no está en nuestro horizonte, que quizá imaginamos, pero que en realidad no vemos (Hebreos 11.1); por otro lado, el amar a Dios se vuelve difícil, quizá imposible, precisamente porque si bien nos hacemos de Dios toda imaginación posible (ya sea como inmanente, ya sea como trascendente); según el autor de la primera carta de Juan, no parece acertado decir que podemos amar a alguien que en realidad no vemos, y que en verdad nunca hemos visto (1 Juan 4.20-21); entonces, ante la ausencia o invisibilidad de Dios, ahí están tus semejantes, sin distinción ni discriminación alguna, así de sencillo.  


¡Buenos días!    

No hay comentarios:

Publicar un comentario