martes, 14 de julio de 2015

Preguntas sobre la oposición de un sector de la comunidad evangélica al proyecto de ley sobre educación sexual y salud reproductiva

Preguntas sobre la oposición de un sector de la comunidad evangélica al proyecto de ley sobre educación sexual y salud  reproductiva

Me pregunto: ¿Qué porcentaje de las personas de la comunidad cristiana y evangélica que piensan marchar y apostarse hoy frente al congreso nacional conoce y ha leído con sus propios ojos el proyecto de ley frente al cual han sido inducidos a presentar una aparente oposición “consciente”? ¿Qué porcentaje de las mismas personas tiene en su casa un ejemplar de la Constitución vigente y muestran un conocimiento promedio de ella? ¿Qué porcentaje de las mismas personas estará consciente de los derechos que le garantiza la Constitución vigente, y no sólo estarán al tanto de los que les filtra su liderazgo religioso y espiritual?

Ahora, como nota u observación curiosa, traigo a colación la experiencia que viví hace unos años cuando, en ocasión de la elaboración de un anteproyecto de ley tendente a conquistar una serie de prerrogativas específicamente para la comunidad cristiana y evangélica; pude constatar que posiblemente un 90 % o más de los presentes (porcentaje que sería usado para hacer presión y como porcentaje representativo), en realidad no podría disfrutar de las principales prerrogativas que buscaba conquistar dicho anteproyecto. Es más, es muy claro ya, que la prerrogativa constitucional respecto de los matrimonios religiosos, cito: “los matrimonios religiosos tendrán efectos civiles en los términos que establezca la ley, sin perjuicio de lo dispuesto en los tratados internacionales” (véase la Constitución, su artículo 55, numeral 4), no puede ser ejercida por un altísimo porcentaje del liderazgo pastoral actual.  

Finalmente, me sigo preguntando: ¿hasta cuándo van a insistir las personas profesionales de la comunidad cristiana y evangélica en no organizarse y buscar que se oiga su propia voz, al margen y sin menoscabo alguno de las voces de las instituciones representativas básicamente constituidas y lideradas por la clase pastoral? ¿Cuándo será que van a perder el miedo, si es que alguna vez lo harán y comenzarán a dar pasos firmes y concretos en la dirección que vengo sugiriendo desde hace años?

¡Buenos días!


No hay comentarios:

Publicar un comentario