sábado, 11 de marzo de 2017

¿Qué es lo que realmente dice el texto griego de 1 Timoteo 2.12?


Un análisis sintáctico, morfológico y crítico

Héctor B. Olea C.

Una transliteración fonética de 1 Timoteo 2.12 es: 


«didaskein de gunáiki uk epitrépo udé authéntein andrós, al’ eínai en jesujía».
διδάσκειν δὲ γυναικὶ οὐκ ἐπιτρέπω οὐδὲ αὐθεντεῖν ἀνδρός, ἀλλ’ εἶναι ἐν ἡσυχίᾳ.


Análisis sintáctico y morfológico previo a la traducción:

«didáskein»: Infinitivo presente en voz activa del verbo «didásko»: yo enseño. Observación: Es «didáskein» el complemento directo del verbo «epitrépo», que explicaré más adelante.  

«de»: Conjunción adversativa: mas, pero, sin embargo.

«gunáiki»: Caso dativo, femenino singular del sustantivo «guné»: mujer.

«uk»: Adverbio de negación: no; con «k» aquí, porque la palabra que le sigue comienza con vocal.

«epitrépo»: Concedo, permito, dejo.

«udé»: Adverbio de negación: No, ni.

«authéntein»: Infinitivo presente, en voz activa, del verbo «authentéo»: Tengo autoridad sobre, domino.  

«andrós»: Caso genitivo singular, masculino, del sustantivo «anér»: varón, marido, hombre. Es el complemento del infinitivo «authéntein» (el caso genitivo aquí y no el acusativo, como se esperaría, pues hay en el griego un conjunto reducido de verbos que usan el genitivo en lugar del acusativo para formar su complemento).   

«al’»: Conjunción adversativa: pero, sin embargo, sino.

«éinai»: Infinitivo presente activo del verbo «eimí»: soy, estoy.

«en»: Preposición usada solamente con el caso dativo: en.

«jesujía»: Caso dativo (con “iota suscrita” debajo del alfa), femenino singular del sustantivo «jesujía»: silencio, tranquilidad, descanso.

Traducción por equivalencia formal (en el orden en que aparecen las palabras en el texto griego): “Enseñar pero a la mujer no permito, ni tener dominio (ejercer autoridad) sobre el varón (su marido), sino estar en silencio”.

Traducción por equivalencia dinámica: “A la mujer no le permito enseñar ni ejercer  dominio (autoridad) sobre su marido, sino que debe permanecer (estar) en silencio”.

Por supuesto, lo aconsejable es que no desliguemos el versículo 12 del 11, que dice:


 «Guné en jesujía manthanéto en páse jupagué»: Γυνὴ ἐν ἡσυχίᾳ μανθανέτω ἐν πάσῃ ὑποταγῇ “La mujer aprenda en silencio, en (con) toda sumisión (obediencia)”.

Ahora bien, pienso que lo que realmente dice el texto griego de 1 Timoteo 2.11-12, testimoniado tanto por el «Texto Crítico» como por el «Textus Receptus», no debería preocuparnos, pues sin duda tenemos pistas seguras para tomar una postura crítica respecto de la perspectiva del autor de 1 Timoteo aquí.

Por ejemplo y, por un lado, comprendiendo que el NT es en realidad un conjunto de teologías, no necesariamente armónicas, sino más bien en muchos casos en tensión y con posturas irreductibles; por otro lado, a la luz de que las cartas pastorales no se consideran propiamente escritos de la mano de Pablo, sino que más bien representan obras seudónimas y deuteropaulinas. El consenso que domina y prevalece hoy en la crítica bíblica es que propiamente paulinas sin discusión son: 1 Tesalonicenses, Gálatas, Filipenses, Filemón, 1 y 2 Corintios, Romanos.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario