miércoles, 27 de abril de 2016

Una cosa es conocer el griego, y otra las «Palabras griegas del NT» de Barclay



Aunque usted no lo crea, pero lo cierto es que muchas personas, incluso famosos telepredicadores, tele-evangelistas, evangelistas, profesores de Biblia y teología, teólogos, conferencistas internacionales, escritores, etc., gracias a la famosa obra «Palabras griegas del Nuevo Testamento, su uso y su significado» de William Barclay, han quedado como expertas y muy conocedoras del griego del NT.

Obviamente, las personas que han dependido y siguen dependiendo de obras como la de Barclay y ahora de ciertos Softwares, en realidad no conocen nada de la gramática del griego del NT, y no son capaces de distinguir cuándo una misma palabra (sustantivo y adjetivo, que no sea verbo), está haciendo la función de sujeto (caso nominativo), cuándo de complemento directo (caso acusativo), y cuándo de complemento indirecto o de complemento circunstancial (caso dativo).

Por supuesto, tampoco han de saber las implicaciones de una forma verbal en modo imperativo de tiempo presente, y otra del mismo modo imperativo, pero de tiempo aoristo; tampoco han de saber de las implicaciones y matices de un participio de tiempo presente y otro del tiempo aoristo, y de la relación de ambos con la forma verbal principal de la cláusula en la que aparecen. Tampoco han de saber de cómo reconocer, trabajar y traducir un adjetivo en una estructura atributiva, y otro en una estructura predicativa, etc.


A propósito de todo esto, recuerdo que en cierta ocasión, una persona (conferencista, profesor, charlista, escritor, productor radial, etc.) con aire de que sabía griego, pero sin saber nada y con base en la referida obra de Barclay; se apersonó a la estación radial donde en ese tiempo producía yo mi espacio radial, con la expresa intención de corregirme, pues según él, yo había errado al decir que en el idioma original del NT, la palabra salvación es «sotería» (grave y de cuatro sílabas, acentuada como filosofía, teología, trigonometría, etc.; esto así porque según él (con base en la transliteración lingüística y no fonética que hace la obra de Barclay traducida al castellano), la palabra era grave, o sea, «soteria» (pero de tres sílabas). 

Al final, y para no alargar la historia, sólo les diré que éste vino por lana, y salió trasquilado, y mucho más de lo que ustedes se imaginan, así de sencillo.




                                                                     APRENDA GRIEGO Y HEBREO BIBLICO ONLINE



2 comentarios:

  1. Profesor, me encantaría leerle más contenido de su exposición.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi hermano Hernan Cortés, por tu tiempo, la lectura y el comentario. Ahora bien, ¿a qué te refieres exactamente? Un abrazo cordial y fraternal.

      Eliminar