domingo, 17 de abril de 2016

¿Mientras más lejos del Templo, mejor?

Contrario a lo que piensan y enseñan la mayoría de las tradiciones teológico-eclesiales a lo interno del cristianismo; para Jesús, según se deduce de la parábola del buen samaritano (Lucas 10.25-37), la devoción y el franco compromiso con la vida del templo, no necesariamente ha de producir un comportamiento humano, solidario, amoroso, sensible y comprometido con el bien ajeno.

Sin duda resulta interesante ver cómo Jesús, para señalar y poner de relieve el comportamiento ideal y recomendado, comienza precisamente trayendo a colación y como decepcionante, en primer lugar, a la máxima figura del liderazgo religioso y espiritual de la sociedad de su tiempo, y del Tempo (el sacerdote); en segundo lugar, menciona a un personaje de segunda importancia en la administración del tempo, como lo era el levita; finalmente, alejado del tempo y de sus quehaceres, pero como modelo y ejemplo a seguir, menciona la figura del samaritano.

Era el samaritano un personaje no muy bien visto por el liderazgo sacerdotal, y por la sociedad judía en general, porque aunque por un lado coincidía con la clase sacerdotal y saducea en tener un canon normativo restringido sólo a la Toráh (los cinco libros del Pentateuco atribuidos a Moisés); por otro lado, entendía que el Tempo de Jerusalén era innecesario (considérese Juan 4.20).

Por supuesto, no se ha de perder de vista el que el estar Galilea alejada físicamente del Templo, el que su espiritualidad (más interiorizada) estuviera más ligada a la sinagoga (al estudio de la Toráh y la oración) que a los sacrificios del Templo; marcarán la forma en que Jesús vio, habló y se expresó respecto del Templo de Jerusalén y de su administración.

Finalmente, es pues, el samaritano, el personaje cuyo comportamiento solidario y respecto del cual Jesús dijo: ¡Ve, y haz tú lo mismo! (Lucas 10.37).

Entonces, ¿mientras más alejados del Templo, mejor?, no siempre; pero en muchos casos sí, sin duda; así de sencillo.    



1 comentario:

  1. Eso mismo hicieron los discípulos en la iglesia primitiva, x eso me gusta el libro de los Hechos xq no se quedaron en las palabras. Gracias querido profe y hermano x compartir nos tus conocimientos

    ResponderEliminar