martes, 12 de julio de 2016

Pablo y las relaciones sexuales prematrimoniales



¿Se opone Pablo a las relaciones sexuales prematrimoniales en 1 Corintios 7.8-9?

Héctor B. Olea C.

En virtud de la publicación de mi artículo titulado «La Biblia y las relaciones sexuales prematrimoniales», uno de mis contactos que siempre me honra con su lectura, además de expresarme que estaba de acuerdo con el enfoque de mi trabajo, también me hizo saber que le extrañó que yo no haya tenido en cuenta a 1 Corintios 7.8-9. Esto así, pues, textualmente me expresó: “donde Pablo exhorta a los solteros o viudos a la abstinencia, pero en caso de no tener autocontrol entonces que se casen. ¿Para qué Pablo exhorta a casarse a los solteros si podían tener relacionas sexuales sin casarse?”

Consecuentemente, este articulo contiene la respuesta que le ofrecí a mi referido contacto. En verdad me decidí a publicarlo no sólo como comentario, considerando la posibilidad de que la inquietud que me expresó mi estimado contacto, también pudiese ser la de muchas otras personas que también hayan leído o habrán de leer mi artículo. 

Manos a la obra.

En primer lugar, no abordé a 1 Corintios 7.8-9 en mi trabajo, sencillamente porque nada aporta al asunto tratado por mí.

En segundo lugar, una mirada detenida al referido pasaje, deja ver que Pablo no está tratando la cuestión de las relaciones sexuales prematrimoniales, en algún sentido. Lo que en verdad Pablo está tratando, los dos polos con los que Pablo está trabajando son: por un lado, el optar como él, por una condición permanente de celibato; y por otro lado, el que las personas que no posean tal don de continencia, entiendan que deben considerar como única opción válida y definitiva: el matrimonio. 

Ahora bien, es claro que Pablo nada dijo, nada dice respecto de las relaciones sexuales prematrimoniales de aquellas personas que, sabiendo que no tienen el don de continencia que los haría imitar la vida del apóstol; hayan comprendido y aceptado que su única opción era el matrimonio. En otras palabras, no se preocupó Pablo, no fue una preocupación suya, si las personas que entendían que no poseían el don de continencia que tenía su líder, el mismo apóstol Pablo, decidían o no, el iniciar una vida sexual activa de pareja, una vez hubiesen hecho y formalizado en alguna manera, su deseo y compromiso de conformar un matrimonio. En consecuencia, insisto que nada aporta el pasaje  de 1 Corintios 7.8-9 al tema abordado por mi investigación.

Por otro lado, no podemos perder de vista el que en realidad no tienen presencia en 1 Corintios 7.8-9, ninguna de las palabras que conforman el inventario griego de los términos empleados por la Septuaginta y el NT griego, relevantes en esta cuestión y que analicé y expliqué en mi referido artículo, a saber: «pornéuo» (verbo), y «pornéia» (sustantivo).

Finalmente, un hecho que tampoco se debe perder de vista en esta cuestión, es que las relaciones “sexuales prematrimoniales”, a la luz de mi trabajo, no son contrarias al matrimonio; sino que más bien deben entenderse en el contexto de una relación de dos personas que se han manifestado su amor, su deseo de formar pareja, su decidida decisión de conformar un matrimonio, ya sea por vínculos naturales o jurídicos.

Insisto, el concepto de “relaciones prematrimoniales” que analizo en mi trabajo, hay que entenderlas en el contexto de una relación responsable de dos personas que han decidido, que se han comprometido a formar un matrimonio, ya sea por vínculos naturales o jurídicos; o sea, como parte de un proyecto responsable de pareja y de unión matrimonial, no al margen de dicho compromiso; pues de lo contrario, serian cualquier cosa, menos que unas “relaciones sexuales prematrimoniales”, así de sencillo. 


¡Hasta la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario