jueves, 23 de junio de 2016

Salmo 127.3 versus “dejad los niños venir a mí”


Un feliz contraste

Héctor B. Olea C.

Llama la atención el que a pesar de que tanto el texto hebreo (Tanaj) como el griego (Septuaginta) del Salmo 127.3 apuntan estrictamente a los hijos, es decir, a los varones, como herencia de YHVH; en la tradición sinóptica a una voz, se hace referencia a niños y niñas cuando Jesús insistió en que los y las dejarán acercarse a él (Mateo 19.13-15; Marcos 10.13-16; Lucas 18.15-17).

En efecto, la palabra empleada por los tres evangelistas sinópticos es «paidíon» (de género gramatical neutro), que junto a «páis» (de género gramatical masculino y femenino), hacen referencia a un ser humano de corta edad, ya sea varón o hembra, masculino o femenino.

Otras palabras que en el vocabulario del NT también hacen referencia a la prole, son:

«juiós» que señala a una persona miembro de la familia, al margen de la edad, pero específicamente de género masculino, es decir, varón. 

«thugáter» que apunta a una persona miembro de la familia, al margen de la edad, pero específicamente de género femenino, es decir, hembra o mujer.  

«téknon». Esta palabra a diferencia de las otras, puede designar a los nacidos y nacidas, sin importar la edad.

Ahora bien, el que los tres evangelistas sinópticos hayan empleado la palabra «paidion», de genero gramatical neutro, con el sentido ya explicado; y que además se use en el NT otra palabra igualmente de género gramatical neutro, como «téknon»; debe servir de correctivo a las populares y erróneas interpretaciones que muchas personas hacen, incluso hasta en proyectos de traducciones de la Biblia, con base al género gramatical de las palabras, así de sencillo.


¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario