domingo, 14 de mayo de 2017

La figura de «el tentador», cuestiones de gramática y lingüística bíblica


La diferencia del aspecto de la acción verbal en tiempo presente y en tiempo aoristo


Héctor B. Olea C.

Otra forma de poner de relieve la diferencia radical que existe en el «griego koiné», entre el aspecto de la acción verbal en tiempo presente (acción durativa, repetida, persistente, no agotada), en contraste con el aspecto de la acción verbal en tiempo aoristo (acción específica, puntual, no durativa); lo constituye la expresión  griega que en el Nuevo Testamento se traduce «el tentador», o sea, «jo peirázon» (sólo en Mateo 4.3 y 1 Tesalonicenses 3.5).

Ahora bien, consiste la expresión «jo peirázon» en un adjetivo verbal, un participio articular (con artículo), sustantivado (de tiempo presente, en voz activa, de género masculino, en caso nominativo singular) del verbo «peirázo» (tiento, pongo a prueba).

Por otro lado, es preciso llamar la atención respecto de lo equivalente y paralela que es la expresión «jo peirázon», con la figura típica del Evangelio de Juan, «el príncipe de este mundo» («jo árjon tu kósmu tútu» (Juan 12.31; 14.30; 16.11).

Pues bien, como «jo peirázon» (el tentador, el que tienta), la expresión «jo árjon» (el que gobierna, el príncipe, el gobernante) es también un adjetivo verbal, un participio articular (con artículo) sustantivado, de tiempo presente, voz activa, de género masculino, en caso nominativo singular, del verbo «árjo»: mando, gobierno, comienzo.

En suma, la idea que comunica la expresión «jo peirázon», en tiempo presente, es “el que tienta y sigue tentando”, “el que tentó”, “el que tienta”, “el que seguirá tentando”. Luego, en virtud de las ideas que se asocian a las interminables acciones de esta figura, se comprende que sólo se haya identificado empleando el tiempo presente («jo peirázon»), y no el tiempo aoristo («jo peirásas»), o sea, “el que tentó”, “el que una vez tentó (tentaba) pero que ya no tienta”.

Por supuesto, al margen de lo que pensemos nosotros hoy, es claro que el empleo de la expresión «jo peirázon» (el tentador), supone que para el evangelista Mateo “las tentaciones” tienen un origen personificado (compárese Mateo 16.23; 25.41; Marcos 8.33; Lucas 13.16; 22.31); y lo mismo hay que decir respecto de la figura de «jo árjon tu kósmu tútu» (el príncipe de este mundo) del Evangelio de Juan, con la cual apunta el Evangelista a un origen del mal también en una forma personificada.

Finalmente y, principalmente en el contexto de los relatos que dan cuenta de la tradición de los cuarenta días de ayuno de Jesús en el desierto; es evidente el paralelismo e identificación entre la figura de «el diablo» («jo diábolos») Mateo 4.1; Lucas 4.2; «Satanás» («jo satanás») Marcos 1.13; con la figura del «jo peirázon» (el tentador), y con la figura del «jo árjon tu kósmu tútu» (el príncipe de este mundo) Juan 12.31; 14.30; 16.11.           



¡Hasta la próxima!


9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar