sábado, 24 de septiembre de 2016

¿«Verbo» o «sustantivo»?, error a la vista en la «Concordancia Strong»


2 Crónicas 36.21 en el centro de esta cuestión


Héctor B. Olea C.

Este breve artículo tiene como punto de partida una pregunta que una persona me digiera vía mi blog como reacción a un artículo mío allí publicado.

Con su pregunta, la referida persona me solicitaba una aclaración en torno a las palabras hebreas identificada con los números 7673 («shabát»)  y 7676 «shabát»  en la «Concordancia Strong».

Ahora bien, antes de avanzar un poco más, debo aclarar y precisar que si bien en la transliteración de las dos palabras en cuestión no parece haber diferencia alguna en su composición y morfología; lo cierto es que si bien ambas palabras tienen las mismas consonantes, las mismas radicales; no es menos cierto que en el texto hebreo, en lo relativo a la vocalización o puntuación masorética, existe una definitiva e inocultable diferencia.

La diferencia a la que me refiero es la siguiente.

La palabra hebrea «shabát» numerada por Strong con el número 7673, tiene en la penúltima sílaba, o sea, «sha», una «qámes» como signo con el valor de «a», la que a su vez representa una vocal larga. Pero en la última sílaba, o sea, «bát», tiene una «patáh» como signo para la vocal «a», y con el valor de una vocal breve o corta.   

Por su parte, la palabra hebrea «shabát», numerada por Strong con el número 7676, tiene una vocalización totalmente en sentido contrario, en relación a la número 7673. En tal sentido, tengo que decir que el vocablo «shabát» (número 7676), tiene en la penúltima sílaba, o sea, «sha», una «patáh» como signo con el valor de «a»; y una «qámes» como signo con el valor de «a»,  en la última silaba, o sea, «bát».

Por otro lado, respecto de la diferencia esencial que existe entre los dos términos en cuestión, mi explicación es la siguiente.  

La diferencia fundamental que existe entre el vocablo hebreo «shabát» (Strong 7673) y el vocablo hebreo «shabát» (Strong 7676), es sencillamente que el primero (Strong 7673) es un verbo (descansar, reposar, holgar, cesar), y el segundo (Strong 7676) es un sustantivo (sábado, descanso, reposo).

En tal sentido, llama la atención, observando la «Concordancia Strong», que el vocablo «shabát» (Strong 7673) –verbo-, es el que está detrás de la traducción del verbo «reposar» en  Génesis 2.2 y 3, cuando se afirma que Dios («elojím») «reposó» cuando acabó de su acción y obra creadora.

También llama la atención el error en que incurre la «Concordancia Strong», cuando sostiene que el vocablo «shabát» -sustantivo- (Strong 7676) está detrás de la traducción «reposó», en la expresión «el tiempo de su asolamiento reposó (verbo)», en 2 Crónicas 36.21.

En realidad lo que observamos en 2 Crónicas 36.21 es la presencia tanto del vocablo «shabát» (Strong 7673) –verbo-, en la expresión «el tiempo de su asolamiento reposó»; y la presencia del vocablo «shabát» (Strong 7676) –sustantivo-, en la expresión «hasta que la tierra hubo gozado de reposo».

Finalmente y, sin restarle mérito alguno a la «Concordancia Strong» (para muchas personas su única y principal vía de acceso a los textos bíblicos en sus idiomas originales, tanto en formato digital como en su formato impreso publicada en el año 2002 por Editorial Caribe, aplicada específicamente a la versión Reina Valera 1060); tengo que confesar que el caso analizado en este breve artículo no es el único desacierto que he podido constatar en dicha obra. En consecuencia, mi consejo personal es que no se dependa de esta obra como única vía de acceso a los textos bíblicos en sus idiomas originales, y de ninguna otra similar.

De todos modos, seguiré insistiendo y con suficiente fundamento, que el poder tener acceso a los textos bíblicos en sus idiomas originales, el poder considerar los textos bíblicos con los propios ojos, con conocimiento de causa, con una actitud crítica y autocrítica; es una vía de acceso única, e insustituible a los fines de hacer una verdadera exégesis de los textos bíblicos, una exégesis consciente y critica de los mismos.    



¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario