sábado, 19 de noviembre de 2016

Proporcionalidad bíblica y consistencia hermenéutica


Génesis 12.3a en el centro de esta cuestión


Héctor B. Olea C.


Ciertamente llama la atención, la inocultable e innegable contradicción que ponen de manifiesto algunas de las principales figuras que ostentan la representación social de la comunidad evangélica en la República Dominicana; cuando por un lado, sostienen la idea de que «no se puede hacer doctrina con base en un solo texto bíblico»; precisamente al margen de la historia, y al margen de que en la tradición bíblica misma, nadie haya osado apelar a dicho texto, con tal de justificar, y ni siquiera con el fin de explicar o ilustrar una condición o situación histórica posterior; pero por otro lado y al mismo tiempo, se sirven de un solo texto bíblico para sostener cierto discurso teológico y sobredimensionado, por cierto.     

En tal sentido, resulta incomprensible y hasta penoso, ver cómo un sector representativo del cristianismo evangélico de la República Dominicana, insiste en apelar a la declaración de Génesis 12.3a «Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren, maldeciré»; muy a pesar de que jamás vuelve a encontrarse dicha expresión en toda la tradición bíblica; es decir, al margen de su contexto bíblico e histórico, y de espalda a su verdadera proporcionalidad bíblica.

En consecuencia, es a todas luces un terrible error de interpretación bíblica, de análisis socio histórico y de formulación teológica; insistir (precisamente con base en la declaración de Génesis 12.3a) en que no es prudente, y que hay que evitar a ultranza cualquier crítica o sanción al sionista pueblo de Israel de hoy, porque supuestamente, la maldición divina habrá de caer contra aquellos que en algún momento y en algún modo, se atrevan siquiera a pronunciarse, en términos negativos por supuesto, en contra de alguna acción, decisión o política del moderno estado sionista de Israel. En suma, no queda más que admitir que ciertamente la ignorancia es atrevida, sin importar el rango que ostente la persona que la exhiba, así de sencillo. 



¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario