viernes, 9 de febrero de 2018

«No hay condenación para los que están en Cristo Jesús, y punto»



El problema de Crítica Textual en Romanos 8.1

Héctor B. Olea C.

Romanos 8.1 es de esos textos bíblicos de cuyo conocimiento y memorización puede presumir un buen porcentaje de la cristiandad evangélica; por supuesto, leído y conocido tal y como nos ha llegado por medio de la traducción que nos ha regalado la versión castellana de la Biblia más leída, de mayor presencia e impacto en la comunidad protestante y evangélica hispano hablante, la versión Reina Valera 1960.

En efecto, en la versión Reina Valera 1960, Romanos 8.1 dice: «Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu».

Ahora bien, los problemas se presentan cuando leemos el pasaje en cuestión en el texto griego crítico o alguna versión de la Biblia que a diferencia de la Reina Valera 1960 no siga «Textus Receptus».  

Como ilustración, voy a citar el ejemplo de tres versiones de la Biblia que no siguen aquí el «Textus Receptus».  

En primer lugar, La Nueva Traducción Viviente (NTV): “Por lo tanto, ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús.”

En segundo lugar, La Reina Valera Actualizada (2015): «Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús».

En tercer lugar, La Biblia de Jerusalén 1998: «Por consiguiente, ninguna condenación pesa ya sobre los que están en Cristo Jesús».

Como se puede observar, es evidente que Romanos 8.1 es más corto en estas tres versiones citadas de la Biblia, y que ninguna de ellas agrega la frase «los que no andan (no viven) conforme a la carne, sino conforme al Espíritu».

Ahora bien, la razón por la que las tres referidas versiones de la Biblia ofrecen una versión más corta de Romanos 8.1 que la ofrece la Reina Valera 1960, es de Crítica Textual.

En efecto, el mejor texto griego sólo dice: «udé ára nun katákrima tóis en Kristó Jesú (iesú)»: «Ahora, pues, ninguna condenación (veredicto en contra) hay para los que están en Cristo Jesús»

Al respecto se pronuncia el «Comentario Textual al Nuevo Testamento Griego» de Bruce M. Metzger: “Al final del versículo, los manuscritos tardíos interpolan parte del versículo 4 en dos fases: en primer lugar «me katá sárka peripatúsin» (que no andan, no viven según la carne) A Db, Psi, y otros manuscritos; después la misma frase seguida de «alá katá pnéuma» (sino según el Espíritu) apoyada por alef c, Dc, K, P, y otros manuscritos. El texto más breve, que hace una afirmación general (sin la restricción que es más apropiada en el versículo 4) cuenta con el sólido apoyo de representantes antiguos de los tipos textuales alejandrinos y occidental Alef*, B, C2, D*, G, entre otros manuscritos”.   

Luego, la observación de que la presencia de la frase «me katá sárka peripatúsin alá katá pnéuma» (no andan, no viven conforme a la carne, sino conforme al Espíritu), tiene un apoyo sólido desde el punto de vista de la Crítica Textual, un apoyo indiscutible e incuestionable en la transmisión del texto griego de Romanos 8.4; nos permite decir y concluir que la presencia de la interpolación que hace el «Textus Receptus» en el versículo 1, tenía la intención de hacer armonizar el versículo 1 con el 4, llevando e introduciendo en el versículo 1 la restricción del versículo 4.

En suma, una traducción del mejor texto griego de Romanos 8.1 sólo debe decir: «Ahora, pues, ninguna condenación (veredicto en contra) hay para los que están en Cristo Jesús».

Pero la traducción del mejor texto griego de Romanos 8.4 debe decir: «para que la justicia de la ley se cumpliese (se cumpliera, fuera cumplida) en nosotros, que no andamos (no vivimos) conforme a la carne, sino conforme al Espíritu

No hay comentarios:

Publicar un comentario