viernes, 9 de enero de 2015

El cuestionable uso del nombre «Santiago» en el Nuevo Testamento

«Santiago», nombre dado al autor de la carta que lleva su nombre en el Nuevo Testamento, según un gran número, si no es que la mayoría, de versiones castellanas de la Biblia, como por ejemplo la versión Reina Valera 1960. Ahora bien, resulta llamativo que el procedimiento que por lo general se utiliza para establecer quién es el autor de la carta en cuestión, apela insistentemente a los evangelios, literatura en la que curiosamente el nombre «Santiago» jamás es mencionado.  

En verdad, «Santiago» es un nombre latino usado para traducir al nombre griego «iákobos», que en realidad es una transliteración griega ampliada del hebreo «yaaqob», cuya transliteración griega más precisa (testimoniada por la Septuaginta y el NT mismo) es «iakób».

Pues bien, el nombre griego «iákobos» se lo encuentra cuarenta y dos (42) veces en treinta y ocho (38) versículos bíblicos en el Nuevo Testamento. Ahora bien, resulta que en una inconsistencia incomprensible de la versión Reina Valera 1960 así como de muchas otras versiones de la Biblia, dicha versión traduce a «iákobos» correctamente como «Jacobo» en cuarenta y una veces, pero como «Santiago» una sola ocasión, en el primer versículo de la carta en cuestión.


Mi personal sugerencia: Que se traduzca el griego «iákobos» como «Jacobo» las cuarenta y dos (42) veces en que se lo encuentra en el Nuevo Testamento griego, así de sencillo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario