jueves, 15 de septiembre de 2011

De “objetividad” y “subjetividades” Pensando, filosofando y teorizando en voz alta

De “objetividad” y “subjetividades”

Pensando, filosofando y teorizando en voz alta

Héctor B. Olea C.

En los tantos años que llevo compartiendo mis ideas, pensamientos y particulares puntos de vista (en las aulas, en conversaciones, charlas, conferencias, periódicos, revistas, por radio, televisión, facebook, etc.), hay un hecho que siempre me llamado la atención, aunque no me sorprende.

Al hecho al que hago referencia consiste en que por mucho tiempo, frente a un cierto grupo de personas, he logrado la imagen de “muy objetivo” en mis trabajos y enfoques; pero así las cosas, hasta un día, hasta que emito mis criterios personales (no por ello sin base) con relación a un determinado tema o asunto.

Ahora bien, ante tales situaciones me he preguntado: si abordé el tema o asunto que originó la tensión (el cambio de actitud, la discordia, etc.), con el mismo temple y carácter de siempre, ¿por qué el cambio de actitud? ¿Por qué aparentemente ya no soy (o no fui) objetivo? ¿Por qué no parecen tan acertadas mis propuestas? ¿Será que quizás no logré mantener la sobriedad en mi análisis? ¿Será que esta vez, frente a este tema en particular, mostré un interés particular e inusitado, a ultranza, en conducir las aguas a mi propio territorio? ¿Será que esta vez exhibí la inusitada intención de manipular los datos y los hechos con la única intención de imponer un punto de vista a todas luces inverosímil? Por fin, ¿qué fue lo posiblemente pasó?

Puedo decir que por lo general me he impuesto el compromiso de ser lo más objetivo posible en mis análisis y enfoque, sin importar el tema o asunto que aborde. Me he propuesto el evitar a todo costo y hasta donde me sea posible cualquier tipo o intento de manipulación de los datos y los hechos con tal de justificar lo injustificable. De todos modos, es posible y, debo admitir, que probablemente no siempre lo logre, que no siempre lo haya logrado, aunque me parezca o piense que sí.

Pero, por otro lado, es muy posible también, que no sea yo, sino la persona que me lee (obviamente no todas) la que haya mostrado un interés particular frente al tema que originó la tensión (aunque ella quizás no esté plenamente consciente de ello), y por eso, el cambio de actitud.

En verdad las razones pueden ser muchas. Me atreveré a teorizar sobre algunas.

Primera posibilidad: Nadie tiene la verdad absoluta, tampoco yo, por supuesto. El asunto se complica cuando reconocemos que hay quienes se preguntan si en verdad hay “verdades absolutas”.

Segunda posibilidad: Nadie, absolutamente nadie, puede aspirar a lograr frente a todo el mundo una opinión favorable, y para esto hay cientos de legítimas razones.

Tercera posibilidad: Yo no escribo, ni pienso en el vacío, sino siempre de manera comprometida aunque sea con algún determinado marco teórico o de referencia. Por supuesto, toda persona que me lee o escucha, también me lee y escucha desde una situación de compromiso igual o semejante a la mía, pero nunca en una situación de neutralidad.

Cuarta posibilidad: Nadie piensa ni emite un juicio (por más objetivo que sea) al margen de sus más profundas convicciones, sin poner algo de sí (¿subjetividad intrínseca?), en dicho proceso, se esté plenamente consciente de ello o no.

Quedándonos pues, con esta última posibilidad (que es la que ahora me interesa y la que le ha dado origen al título de esta nota), parece que lo más conveniente o acertado no es hablar de “objetividad”, sino de “coincidencia o concurrencia de subjetividades”. Me explico.

Cuando yo emito un juicio sobre un determinado asunto, y una persona (o conjunto de personas) me considera “objetivo”, en realidad es probable que estemos frente a dos posibles situaciones.

La primera: Que en efecto yo haya sido “objetivo”, y la persona que me cataloga como tal, también lo haya sido.

Segunda: Probablemente yo no fui “objetivo”, sino “subjetivo” (quizás demasiado “subjetivo”), como tampoco lo fue la persona que me cataloga como tal; pero, como mi enfoque y visión del asunto coincidió con su visión del mismo fenómeno, entonces dicha persona juzga mi planteamiento como “objetivo”.

Concentrándome, pues, en la segunda de las dos hipotéticas situaciones planteadas, diría que cuando dos partes de manera recíproca se consideran “objetivas”, no es porque en efecto lo sean, sino porque “sus subjetividades” han coincidido o concurrido.

Por otro lado, cuando dos partes de manera recíproca se consideran “subjetivas” (“no objetivas”), no es porque en efecto lo sean, sino porque “sus subjetividades” no han coincidido o concurrido.

Conclusiones:

1) Cuando la actitud y propuesta de una persona es catalogada como “subjetiva”, probablemente no se deba a que en efecto no haya sido “objetiva”, sino a que en realidad la evaluación que se emitió de ella no fue la “objetiva”.

2) Cuando de manera recíproca dos partes se acusan de “objetivas”, en realidad lo hacen no porque en realidad lo sean, sino porque “sus subjetividades” han coincidido o concurrido.

3) Cuando de manera recíproca dos partes se acusan de “subjetivas”, en realidad lo hacen no porque en realidad lo sean, sino porque “sus subjetividades” no han coincidido o concurrido.

Consecuentemente, la falta de “objetividad” (o “subjetividad” manifiesta), se puede entender como “la no coincidencia o concurrencia de subjetividades”; y la “objetividad” supuesta, se puede entender muy bien no como la “ausencia de subjetividad”, sino más bien como “la coincidencia o concurrencia de subjetividades”.

4) Cuando una persona cataloga los planteamientos de otra como “subjetivo” (“no objetivos”), lo que en realidad ocurre es que “sus subjetividades” no han coincidido.

5) Cuando una persona cataloga los planteamientos de otra como “objetivo” (“no subjetivos”), lo que en realidad ocurre es que “sus subjetividades” han coincidido.

En conclusión, cuando una persona considera que mi planteamiento es “objetivo”, probablemente no es por que en realidad lo sea, sino simplemente porque “su subjetividad” ha coincidido con la mía (o porque “mi subjetividad” ha coincidido con la suya).

Desde esta misma perspectiva, cuando una persona considera que mi planteamiento no es “objetivo” (sino “subjetivo”), probablemente no es porque en realidad lo sea; sino más bien porque en este caso “mi subjetividad” no ha coincidido con la suya.

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario