viernes, 24 de junio de 2011

«Eucaristía y presencia de Cristo» A propósito de la fiesta de «Corpus Christi» Una interminable discusión cristiana 2 de 3

«Eucaristía y presencia de Cristo»

A propósito de la fiesta de «Corpus Christi»

Una interminable discusión cristiana

2 de 3

Héctor B. Olea C.

La interpretación de 1 Corintios 11.26-29

Este pasaje se lee en la Reina Valera 1960 en la siguiente manera: “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 27De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 29Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

En este pasaje, se nota que el versículo 27 establece, en concordancia con el 26, que la persona que participa de la «Eucaristía» o «Cena del Señor» indignamente, se hace culpable de la muerte de Cristo. En otras palabras, que en vez de atraer sobre sí los beneficios de la muerte de Jesús (entendida como sacrificio vicario), la persona que participa indignamente más bien se hace culpable de su muerte. En lugar de hallar absolución a su culpabilidad (la de sus pecados), más bien se hace culpable.

Por otro lado, después de insistir en la necesidad del autoexamen por parte de la persona que ha de participar en la «Eucaristía» o «Cena del Señor» (versículo 28); en el versículo 29 Pablo habla de la necesidad de “discernir el cuerpo de Cristo” en la «Eucaristía» o «Cena del Señor». Pero ¿Qué significa esta expresión? ¿Qué implicaciones tiene?

Comencemos para examinar el texto griego de 1 Corintios 11.28.

Una traducción literal sería: “Porque el que come y bebe juicio para sí mismo come y bebe no discerniendo (sin distinguir, sin juzgar, sin considerar) el cuerpo” (el mejor texto griego no tiene las palabras “del Señor”).

Una traducción fluida y adecuada es: “Porque (en conexión con el versículo 28) la persona que come el pan y bebe de la copa sin considerar que se trata del cuerpo (de Cristo, del Señor), juicio come y bebe para sí”.

En conclusión, a la luz de 1 Corintios 10.16 y 1 Corintios 11.26-29, es obvio que para Pablo en la «Eucaristía» o «Cena del Señor» está presente, se comparte y se participa del cuerpo de Cristo. Ahora bien, no se puede deducir de aquí el que Pablo pensara que en el proceso de la celebración litúrgica (mediante la invocación a Dios y al Espíritu Santo) el pan y el vino de convirtieran físicamente en el cuerpo de Cristo. No creo, pues, que sea difícil pensar que Pablo concibiera la presencia de Cristo en la Eucaristía como real, sí, pero espiritual y mística a la vez.

No olvidemos que en Juan 14.23 tenemos el ejemplo de un tipo de presencia y compañía divina en medio de los que guardan sus mandamientos, y obviamente esta presencia de Jesús y el Padre no es física, sino mística y espiritual: “Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”. Este tipo de presencia (del Padre y del Hijo) en aquellas personas que guardan las palabras de Jesús, es llamada “inhabitación” por Raymond E. Brown en su comentario al Evangelio de Juan.

En esta línea habrá que interpretar la promesa de Mateo 28.20 “…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Y las palabras Jesús en Mateo 18.20 “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Análisis de Marcos 14.22 y 24; Mateo 26.26 y 28; Lucas 22.19 y 20; 1 Corintios 11.24 y 25, 29

Marcos 14.22 y 24 “22Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo. 24Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada.

Mateo 26.26 y 28 “26Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 28porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Lucas 22. 19 y 20 “19Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. 20De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

1 Corintios 11.24, 25, 29 “24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 29Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

Nuestro estudio de estos pasajes se va a concentrar específicamente en el análisis de dos expresiones, a saber: “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre”.

Como es bien sabido, la relación en sustantivo y un adjetivo, entre un sustantivo y un determinante, se basa en la concordancia; es decir, en la igualdad de género y número. En efecto, al considerar que la palabra castellana “cuerpo” es de género masculino, se entiende que un adjetivo o determinante que esté asociado a esta palabra deberá concordar con esta en género y número (en griego diremos en genero, número y caso). Por ejemplo, “este cuerpo”, pero jamás “esta cuerpo” o “cuerpo bellos”, “cuerpo bella”.

Ahora bien, es correcto usar el género neutro para establecer una relación especial entre dos elementos en la oración. Por ejemplo: “yo no como eso”. Esta expresión suele usarse en un tono despectivo en situaciones cuando cabría muy bien usar las palabras en una concordancia esperada. Por ejemplo, el castellano tenemos la palabra “hamburguesa” (palabra de género gramatical femenino). Luego, una manera de hablar con propiedad sería: “Yo no como hamburguesa”. Con un tono un tanto suave, la persona podría decir: “Yo no como ese tipo de comida”. Pero un tono todavía más rudo y despectivo, la persona podría exclamar: “¡Yo no como eso!”.

Por otro lado, también se usa el género neutro para señalar a un hecho o acción. Por ejemplo, ¿Vista a eso? ¿Quién dijo esto?

Pues bien, resulta que en los pasajes citados observamos la presencia de la expresión: “Esto es mi cuerpo”.

También, a excepción de Lucas y 1 Corintios, notamos la presencia de la expresión “Esto es mi sangre”.

Pero, ¿por qué dice la Reina Valera “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre”, en lugar de “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre”, como se esperaría? ¿Existe una razón filológica y exegética que justifique tal traducción? O por el contrario, ¿se sustentan más bien en razones puramente teológicas?

No obstante, antes de procurar responder las preguntas planteadas, me gustaría profundizar un poco más en las implicaciones de las expresiones “esto es mi cuerpo”, “esto es mi sangre”, y las expresiones “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre”.

Pues bien, las expresiones “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre” apuntan directamente, aunque sea de manera metafórica, al cuerpo y la sangre de Jesús. En consecuencia, Jesús habría dicho (tradición reflejada por Pablo y Lucas, por lo menos respecto del pan): “Tomen y coman, este es mi cuerpo”. Y con respecto al vino de la copa, también habría dicho: “Esta es mi sangre que por ustedes es derramada”.

Por otro lado, las expresiones “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre” reflejan la intención de presentar la «Eucaristía» o «Cena del Señor» como un simple acto simbólico, acto que no supone una relación directa entre los elementos materiales empleados y la realidad señalada por estos. En otras palabras, los elementos materiales (el pan y el vino) apuntan simbólicamente al cuerpo literal de Cristo, pero no apuntan a él de manera sustancial.

Las expresiones “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre”, por el contrario, apuntan sintáctica y directamente al cuerpo de Cristo, aunque sea de manera metafórica (que es la idea que apoya el texto griego); las expresiones “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre” pretenden indicar que “este acto eucarístico (esto de comer el pan y beber el vino) simboliza (pues no lo son el pan y el vino) el cuerpo y la sangre de Cristo”.

Yendo ahora al texto griego, haré algunas observaciones más:

El uso del género neutro en el demostrativo “esto”

Es cierto que en el texto griego el pronombre o determinante demostrativo “esto” está en género neutro, o sea “túto” (la forma básica es “jútos”, en género masculino). Pero la pregunta es ¿por qué tiene el texto griego el pronombre demostrativo en género neutro? ¿Valida este hecho la traducción de la Reina Valera 1960?

En primer lugar, no es cierto que la presencia del género neutro en el determinante demostrativo (esto) valide la traducción de la Reina Valera 1960, pues la presencia del género neutro aquí en ninguna manera está relacionada con un matiz o idea especial en el relato. En segundo lugar, porque lo que en verdad hace necesario el empleo del género neutro es que la palabra “cuerpo” (en griego “soma”) y “sangre” (en griego “jáima”) son ambas de género neutro. De esta manera se cumple la condición tanto en castellano como en el griego de que el sustantivo y los adjetivos o determinantes con los que están sintácticamente relacionados, concuerden en género y número (en griego se añade el caso). En conclusión, la traducción correcta de las expresiones en cuestión es “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre”.

Ahora bien, algunas versiones de la Biblia que siguen en este punto la traducción reflejada por la Reina Valera 1960 (“esto es mi cuerpo”; “esto es mi sangre”), tomando como base a Marcos 14.22-24 y Mateo 26.26-28, son: La Nueva Versión Internacional, la Biblia Peshita en español, Biblia en lenguaje actual, la Biblia de las Américas, la Nueva Traducción Viviente (Biblia Vida Abundante), la Biblia Textual, Reina Valera Actualizada 2006, la versión popular Dios Habla Hoy, la Sagrada Biblia Cantera-Iglesias (“católica”).

Nótese bien cómo versiones de la Biblia que han pretendido superar y mejorar la clásica Reina Valera 1960 (y que se tienen como mejores que ésta), son tan desacertadas como ella en este punto (y otros que no voy a mencionar aquí).

Versiones de la Biblia que han traducido correctamente (“este es mi cuerpo”; “esta es mi sangre”), traducción que defiendo, son: la Biblia de Jerusalén, Biblia de Jerusalén latinoamericana, la Sagrada Biblia traducción de la Vulgata Latina.

Ahora quiero traer a consideración la forma en que algunas versiones han traducido en Marcos 14.22-24 y Mateo 26.26-28 las frases en cuestión. Estos cosos no podía dejar de mencionarlos.

El caso que envuelve la «Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras» (la de los Testigos de Jehová)

Respecto de este caso, diré que esta versión va mucho más lejos que la Reina Valera 1960 y las demás versiones que concuerdan con ella. Resulta que en los referidos pasajes esta versión traduce: “Esto significa mi cuerpo” y “Esto significa mi sangre”.

El caso que involucra la «Nueva Biblia Española» y la «Biblia del peregrino» (edición de estudio)

Las dos versiones involucradas en este caso muestran una notable inconsistencia. Digo esto pues, por un lado, traducen: “Esto es mi cuerpo”; y por el otro: “Esta es mi sangre”.

El caso que involucra la «Santa Biblia, la palabra de Dios para todos» (publicada por la Liga Bíblica)

La versión de este caso también muestra una notable inconsistencia, pero en una forma distinta a la de las dos versiones del caso anterior. Resulta que la versión que ahora nos ocupa traduce, por un lado: “Este es mi cuerpo”; y por el otro: “Esto es mi sangre”.

El caso que nos proporciona la obra «Todos los evangelios», traducción íntegra de las lenguas originales de todos los textos evangélicos conocidos, edición de Antonio Piñero

Esta obra también se muestra inconsistente cuando en Marcos 14.22-23, traduce: “Este es mi cuerpo”, y “Esta es mi sangre”; pero en Mateo 26.26 y 28 traduce: “Este es mi cuerpo” y “Esto es mi sangre”.

La traducción de Marcos 14.22-24 y Mateo 26.26-28 en versiones judío-mesiánicas del Nuevo Testamento

Como mostraré a continuación, incluso en este tipo versiones, la traducción de las dos expresiones en cuestión es un asunto problemático. Observemos:

En primer lugar, una versión judío-mesiánica que tradujo en la línea de la Reina Valera 1960 es la obra conocida como «Pacto Mesiánico» (Edición Latina 2011), realizada por Mijael Kibutz:

Marcos 14.22-24 “Y estando comiendo ellos, tomando un pan, habiendo bendecido, lo partió y lo dio a ellos y dijo: Tomen; esto es el cuerpo mío. 23 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos. 24 Y les dijo: Esto es la sangre mía del pacto, que en favor de muchos es derramada

Mateo 26.26-28 “Y estando comiendo ellos, tomó Yahshua un pan, y habiendo bendecido, y (lo) partió, y tras darlo a los discípulos, dijo: Tomen, coman; esto es mi cuerpo. 27 Y tras tomar la copa y dar gracias, les dio diciendo: Beban de ella todos; 28 porque esto, es la sangre mía del pacto, que por muchos es derramada para absolución de los pecados.

En segundo lugar voy a mencionar una versión judío-mesiánica que tradujo de manera inconsistente. Digo esto pues en Marcos 14.22-24 traduce en la línea de la «Reina Valera 1960»; pero en Mateo 26.26-28 lo hace en la línea de la «Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras» (la de los testigos de Jehová). La obra a la que hago referencia es la versión identificada como «El Código Real», Nuevo Testamento, versión textual hebraica; traducida y comentada por D. A. Hayyim:

Observemos la traducción de Marcos 14.22-24 (compárese con la «Reina Valera 1960»)

Marcos 14.22-24 “Y estando ellos comiendo, Yahoshua tomó el pedazo del medio de matzah y confesó la bendición diciendo:"Barz j Ató HAshem, Elohenu mélej haolam Hamotzi léjem min-haaretz. Amén”. Entonces lo partió en dos y tomando de una mitad, les dio, y dijo: Tomad, comed, esto es mi cuerpo. 23 Y habiendo tomado la copa de la redención, dijo: "Baruj atá HaShem, Elehenu mélej haolam Borey pri Haguéfem. Amén”.Entonces se la dio y todos bebieron de ella. 24 Y les dijo: Esto es mi sangre del Pacto, la cual es derramada por muchos”

Consideremos ahora la traducción de Mateo 26.26-28 (compárese con la «Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras»)

Mateo 26.26-28 “26 Y mientras comían, tomó Yeshua el pan del medio, y habiendo hecho la bendición correspondiente, lo partió y lo pasó a los talmidim diciendo: Tomad, comed; esto habla de mi cuerpo. 27 Luego tomó una copa, la de la redención, confesó la bendición sobre ella dando gracias al Padre y la pasó diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto habla de mi sangre para la confirmación de la Alianza, la cual es derramada a favor de muchos, para perdón de pecados voluntarios”

En tercer lugar, hay una versión judío-mesiánica que tradujo de manera correcta, en la línea de la Biblia de Jerusalén (traducción que personalmente sostengo y defiendo). Esta versión corresponde a la traducción del NT de la versión realizada por Diego Ascunce.

Marcos 14.22-24 “Mientras estaban cenando, Yahshúa tomó un pedazo de matzah, pronunció la berajah, lo partió y lo dio a ellos, diciendo: "¡Tomen esto! Este es mi cuerpo." 23 También tomó una copa de vino, pronunció la berajah, y la dio a ellos; todos bebieron. 24 El les dijo: "Esta es mi sangre, que ratifica el Nuevo Pacto, mi sangre derramada por amor a muchos pueblos.”

Mateo 26.26-28 “Mientras ellos comían, Yahshúa tomó un pedazo de matzah, pronunció una berajah, lo partió, lo dio a sus talmidim, y dijo: "¡Tomen, coman, éste es mi cuerpo!" 27 También tomó una copa de vino, pronunció una berajah, la dio a ellos, diciendo: "¡Todos ustedes beban de la copa! 28 Pues ésta es mi sangre, que ratifica el Nuevo Pacto, mi sangre derramada a favor de muchos, para que ellos puedan tener sus pecados perdonados”

Lo más interesante de todo esto es que, a pesar del poco consenso que existe respecto de la traducción de los pasajes en cuestión; en el texto griego de los mismos, de ambos pasajes, se lee lo mismo: “túto estin to sóma mu” (Este es mi cuerpo); y “túto estin to jáima mu” (Esta es mi sangre).

Ahora bien, es posible que algunas personas se pregunten: ¿por qué si ambas expresiones están en género neutro en el griego (“túto estin to sóma mu”= Este es mi cuerpo; y “túto estin to jáima mu” = Esta es mi sangre); cómo se justifica en la traducción al castellano, por un lado, el empleo del género masculino (“este es mi cuerpo”), y por otro lado, el empleo del género femenino (“esta es mi sangre”)?

La razón es la siguiente. Si bien las palabras “cuerpo” y “sangre” son de género neutro en griego (lo que demanda que el pronombre demostrativo igualmente esté en género neutro), resulta que en castellano la palabra “cuerpo” es de género masculino, pero la palabra “sangre” es de género femenino. Entonces el desafío del traductor y exégeta es, en primer lugar, comprender bien el sentido del texto griego; y en segundo lugar, comunicar y reflejar de la manera más precisa y mejor posible ese sentido del texto griego en una buena traducción al castellano.

Pienso que se me hace necesario advertir aquí que el hecho de que una palabra sea de género gramatical neutro no significa que apunte a una cosa u objeto. Por ejemplo, la palabra griega “téknon” (de género gramatical neutro) se emplea para señalar lo parido o nacido, ya sea varón o mujer. También existe la posibilidad de que una palabra tenga un determinado género gramatical en un idioma, pero un género distinto en otra lengua. Por ejemplo, el término “palabra” es de género femenino en castellano, pero de género masculino en griego (lógos). Finalmente, es probable que una lengua no posea un determinado género gramatical. Por ejemplo, mientras que el griego y el castellano poseen los mismos tres géneros gramaticales (masculino, femenino y neutro); resulta que el idioma hebreo (y el arameo) sólo tiene (gramaticalmente hablando) dos géneros, el masculino y el femenino, pues carece del género neutro.

En segundo lugar, la traducción “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre” son inaceptables, a pesar de que la tradición protestante (y algunas versiones judío-mesiánicas) las ha preferido, y aparentemente las ha considerado “convenientes” en su confrontación teológica con el tradicional punto de vista católico respecto de la transubstanciación (a excepción de la corriente luterana y anglicana o episcopal).

Aquí quiero advertir que las versiones de la Biblia que han traducido “Esto es mi cuerpo” y “Esto es mi sangre”, cometen un grave error al ignorar que es el sustantivo el que le impone su género gramatical al adjetivo y a los determinantes en sentido general, y no al revés. En otras palabras, además de todo lo que ya he dicho, lo que afirmo es que la razón de que el pronombre demostrativo (“jútos”) esté en género neutro en ambas expresiones en el texto griego, es simplemente porque los dos sustantivos involucrados (cuerpo; griego “soma”; y sangre, griego “jáima”) son de género gramatical neutro. En consecuencia, la presencia del pronombre demostrativo en género neutro en las dos expresiones en cuestión, no es indicación de una especie de relación especial alguna entre los sustantivos involucrados. Tampoco es indicación de un matiz especial que el autor del texto haya querido o pretendido darle a las dichas expresiones.

Con relación a las versiones judío-mesiánicas la situación es todavía más preocupante. Digo esto, pues, tanto el idioma hebreo como el arameo (que se supone fue la lengua maternal de Jesús y la que empleó de manera habitual), carecen del género gramatical neutro. El hebreo al igual que el arameo sólo conoce como géneros gramaticales el masculino y el femenino.

En este mismo orden, es preciso tener en cuenta que hay en el hebreo alrededor de 15 palabras (de género masculino y de género femenino, aunque la mayoría de género masculino) que se traducen cuerpo (y ninguna de género neutro). A la luz de esta realidad se hace difícil explicar la presencia del género neutro en las versiones judío-mesiánicas en la traducción de las dos expresiones en cuestión.

En tercer lugar, la traducción “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre” tampoco deben defenderse por razones teológicas. Dichas traducciones se justifican pura y sencillamente por la gramática del texto griego y no por otra razón. Por tanto, las expresiones “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre” no las defiendo por razones teológicas. Además, es preciso admitir que no se pueden utilizar legítimamente para justificar la doctrina de la transubstanciación como tal. No obstante, es también inaceptable que la resistencia y el rechazo a la doctrina de la transubstanciación (el no comulgar con dicha doctrina) lleven a la persona a negar que “este es mi cuerpo” y “esta es mi sangre” es la terminología correcta.

¡Hasta mañana con el favor de Dios!

6 comentarios:

  1. ¡Mil gracias por haber aclarado una pregunta que tenía desde hace muchísimo tiempo,¡hasta escribí un correo electrónico al Papa, pero me fue devuelto! Recibí una respuesta de un cura, la cual no me convenció sobre el cambio de ¨"Este es mi Cuerpo" a " Esto es mi Cuerpo" en la Santa Misa del Novus Ordo. Decir " Esto es mi cuerpo está tan equivocado como decir "Esto es mi brazo". El pronombre demonstrativo tiene que ser masculino' "este" para conservar la concordancia. El Concilio de Trento prohibió cambiar las palabras que dijo Jesús en la Última Cena. ¡A ver si el Vaticano se despierta algún dia!
    ¡Qué Dios le bendiga! Judy Gallegos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lee Juan 6:51ss, no hace falta escribirle una carta al PAPA para algo que Jesús te EXPLICA en La Biblia.

      Abre tu mente Y no te dejes engañar por estudios bíblicos sesgados de Anti-Catolicismo Y por así decir Anti-Cristianos.

      Eliminar
    2. Lee Juan 6:51ss, no hace falta escribirle una carta al PAPA para algo que Jesús te EXPLICA en La Biblia.

      Abre tu mente Y no te dejes engañar por estudios bíblicos sesgados de Anti-Catolicismo Y por así decir Anti-Cristianos.

      Eliminar
  2. Bueno todavia como muchos judios que se escandalizaron al escuchar que Jesús les decia "el pan que yo dare es mi carne","el que come mi cuerpo y bebe mi sangre tendra vida y yo lo resucitare el dia ultimo". Y dice ese capitulo 6 del evangelio de Juan, que se fueron porque esa doctrina era muy dura. Asi mismo en la actualidad muchos dudan del poder de Dios, y tambien se alejan de la doctrina del señor. Pero el no obliga a nadie a creer pero si advierte. "El que no come mi cuerpo, ni bebe mi sangre tendra vida". Si el maestro me promete que al comer su cuerpo y su sangre el vive unido a mi y yo a el, ademas me promete que me resucitara. Yo quiero comer siempre de ese cuerpo. La iglesia siempre fue una desde que el señor la fundo, las de ahora son fundadas por hombres y la mas antigua tiene 498 años. Y entonces 1517 años atras no cocian a cristo sus discipulos?. En los hechos se lee que se reunian el primer dia de la semana a celebrar la cena del señor. No se como podemos ser tan ciegos y tratar de explicar 2000 años despues algo que Jesús explico muy bien, y sus discipulos siguieron practicando siglo tras siglo. Cuando nos apartamos de la verdad cada quien busco la suya y por eso hoy en el mundo hay mas de 32.000 denominaciones cristianas y solo una iglesia que tiene 2015 años de historia.

    ResponderEliminar