miércoles, 24 de enero de 2018

La pésima traducción de 2 Corintios 5.17 en la «Biblia Textual» (3ra edición)


Una evaluación crítica

Héctor B. Olea C.

De entrada debo decir que me decidí a elaborar este artículo cuando de manera accidental, haciendo una revisión textual con otros fines, me percaté de la errada y problemática traducción que hizo la Biblia Textual 3era edición, de 2 Corintios 5.17.

Pues bien, la traducción de 1 Corintios 5.17 en la Biblia Textual 3era edición, es:    

«De modo que si alguno es nueva criatura en el Mesías, las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas».

Pero, ¿qué es lo que realmente dice el texto griego?

En virtud de que la «Biblia Textual» tiene como texto base la edición crítica del Nuevo Testamento griego, representada por la serie Nestle-Aland; a continuación voy a analizar la traducción del pasaje en cuestión en la «Biblia Textual» con base al texto griego de la serie Nestle-Aland.

Una transliteración fonética y una consecuente traducción literal de 2 Corintios 5.17, es:

Transliteración fonética: 

«Jóste ei tis en kristó, kainé ktísis: ta arjáia parékthen, idú guégonen kainá»

Traducción literal:

«De modo que si alguien está en Cristo, es nueva criatura (creación): las cosas viejas pasaron, he aquí han sido hechas nuevas».

Una traducción mejor, por equivalencia dinámica, por supuesto, es: 

«De modo que la persona que está adherida a Cristo, ha sido creada de nuevo: las cosas viejas pasaron, ahora son todas nuevas».

Análisis y evaluación crítica:

En primer lugar, es cuestionable que la «Biblia Textual 3era Edición» haya empleado la palabra Mesías, evitando el uso de la palabra griega «kristós», incurriendo en una especia de judaización innecesaria del texto (aunque sólo parcialmente), en la línea de las llamadas versiones de la Biblia Mesiánicas o Judiomesiánicas, que tienden a evitar la onomástica griega.


Entonces, es pregunta obligada: ¿Por qué evitar la palabra griega «kristós» (Cristo) y preferir la hebrea «Mesías» (transliteración de la hebrea «mashíaj»?

Luego, es preciso admitir que la opción tomada por la «Biblia Textual 3era Edición» de evitar el griego «kristós», y optar por la transliteración hebrea «mashíaj» (Mesías), tiene implicaciones al momento de considerar la frase o expresión griega «iesús kristós» (Jesucristo, Jesús el Cristo).

Pues bien, es preciso poner de relieve que la «Biblia Textual 3era Edición» optó por traducir la frase o expresión griega «iesús kristós» (Jesucristo, Jesús el Cristo), de una manera inconsistente.

Por un lado, si bien es cuestionable evitar en la traducción del Nuevo Testamento la presencia de la palabra «kristós», y preferir en su lugar el empleo de la hebrea «mashíaj» (Mesías); por otro lado, se esperaría que la versión de la Biblia que opte por dicha opción, como la «Biblia Textual 3era Edición», al menos fuera consistente en la tendencia de evitar la onomástica griega aplicada a Jesús.

Sin embargo, llama la atención que la frase o expresión griega «iesús kristós» (Jesucristo, Jesús el Cristo), fue traducida por la «Biblia Textual 3era Edición» como «Jesús el Mesías» (compárese Mateo 1.1; Romanos 1.1).

Ahora bien, ¿por qué si prefirió el hebreo «mashíaj» (Mesías) en lugar del griego «kristós», por qué no usó (para ser consistente) la forma hebrea para Jesús, o sea, «yejoshúa‛» («yehoshúa‛»), en lugar de usar la griega «iesús» (Jesús)?

En suma, si bien constituye una judaización innecesaria del texto griego la traducción «Mesías», en lugar de «Cristo»; lo cierto es que el objetivo de ser consistente debería haber provocado a la «Biblia Textual 3era Edición» a traducir la frase griega «iesús kristós» (Jesucristo, Jesús el Cristo), como «yejoshúa‛ ja  mashíaj», y no «Jesús el Mesías», como tradujo.  

En segundo lugar, a diferencia de la traducción de la «Biblia Textual 3era Edición», el texto griego no dice «si alguno es nueva criatura en el Mesías», sino de manera precisa e indiscutible: «si alguien está en Cristo, es nueva criatura (nueva creación)». En otras palabras, el estar en Cristo, el estar adherido a Cristo supone para Pablo una nueva persona, el ser una nueva criatura, una nueva creación; lo que le permite decir, en este contexto, que las cosas viejas pasaron, y han sido hechas nuevas.

Por otro lado, la frase «en kristó» (en caso dativo singular), o sea, «en Cristo»; demanda la traducción con el verbo «estar». Consecuentemente, con base a la sintaxis griega, la presencia del verbo «ser» o «estar» (griego «eimí») se da por sentada.

Luego, la frase «kainé ktísis», si bien es ambigua, pues se podría interpretar como en posición atributiva tanto como en posición predicativa; no obstante, por el contexto, debe interpretarse en forma predicativa. En tal sentido, dicha frase debe ser traducida: «es nueva criatura (creación)», o sea, el adjetivo en posición predicativa y no en posición atributiva.

En resumen, en conclusión, una traducción acertada del texto griego de 2 Corintios 5.17, al margen de los malabares de la «Biblia Textual 3era Edición»,  es:

«De modo que la persona que está adherida a Cristo, ha sido creada de nuevo: las cosas viejas pasaron, ahora son todas nuevas».

Finalmente y, como nota curiosa, es preciso poner de relieve que incluso el demasiado cuestionado «Código Real del Nuevo Testamento», ofrece aquí una mejor traducción, una traducción más apegada al texto griego que la «Biblia Textual 3era Edición»; con excepción, por supuesto, del empleo de la transliteración «Mashiaj» (judaización innecesaria e injustificada).  

A continuación la traducción que 2 Corintios 5.17, el llamado «Código Real del Nuevo Testamento»:

«De modo que si alguno está en Mashiaj, nueva creación es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas»


Sea usted el jurado, así de sencillo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario