domingo, 27 de agosto de 2017

¿Protegiendo la imagen del patriarca Abraham?


La traducción de Génesis 12.19 en el centro de esta cuestión


Héctor B. Olea C.

En el campo de la traducción bíblica es natural que soñemos con que la forma en que un texto es traducido, es sencillamente el reflejo de la base textual que le sirvió de soporte y punto de partida a una traducción o versión de la Biblia.

Sin embargo, como la labor de la reproducción y distribución de la Biblia no es una tarea del todo inocente y mucho menos desinteresada, no son pocos los casos en que la traducción de un determinado pasaje bíblico no se sustenta precisamente en la base textual de la versión de la Biblia de que se trate, ni siquiera en una legítima variante textual (al margen de la calidad o de si es sobresaliente o mínimo el número de manuscritos que la sustentan), ni en el hecho der ser oscuro, difícil o incompleto el texto objeto de traducción.

En consecuencia, nos vemos en la necesidad de buscar otras explicaciones distintas a las textuales, en el intento de explicar la desacertada traducción de ciertos pasajes en determinadas traducciones o versiones de la Biblia.

Ciertamente, en muchos casos, la traducción de ciertos pasajes obedece a preocupaciones de índole moral y teológica que muestra el equipo de traducción, como miembros de una comunidad de fe determinada. En estos casos, al parecer, la comunidad de fe que ha hecho suyo el texto del hagiógrafo, entiende que éste (el hagiógrafo) se mostró muy despreocupado o muy poco interesado en cuidar ciertos detalles, el enfoque de ciertas afirmaciones que, sin embargo, han venido a ser de mucha de importancia y preocupación para dicha comunidad de fe.

En tal sentido, llama la atención la forma en que Génesis 12.19 ha sido traducido en la serie Reina Valera, y no sólo en la serie Reina Valera.

Observemos, pues, la manera en que se ha traducido Génesis 12.19 en la serie en cuestión: 1) En la revisión de 1909 (¿Por qué dijiste: Es mi hermana? poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 2) En la revisión de 1960 (¿Por qué dijiste: Es mi hermana, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 3) En la revisión de 1977 (¿Por qué dijiste: Es mi hermana, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 4) En la Reina Valera 1995 (¿Por qué dijiste: “Es mi hermana”, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 5) En la Reina Valera Actualizada 1989 (¿Por qué dijiste: ‘Es mi hermana’, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 6) En la Reina Valera Actualizada 2015 (¿Por qué dijiste: ‘Es mi hermana’, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer?); 7) Incluso en la reciente y llamada Reina Valera Contemporánea (¿Por qué dijiste: “Es mi hermana”? ¡Pude haberla tomado como mi mujer!).

Pero yendo aún más lejos, la Nueva Versión Internacional que en muchos aspectos supera a la serie Reina Valera, también concuerda con la misma cuando tradujo: ¿Por qué dijiste que era tu hermana? ¡Yo pude haberla tomado por esposa!

Pero el problema no sólo afecta a estas muy populares versiones protestantes de la Biblia, sino que también afectó a clásicas y muy prestigiosas versiones católicas de la Biblia. Por ejemplo: 1) Nacar-Colunga (¿Por qué dijiste: Es mi hermana, dando lugar a que la tomase yo por mujer?); 2) Torres Amat (¿Por qué motivo dijiste ser hermana tuya, poniéndome en ocasión de casarme con ella?); 3) Bover Cantera (¿Por qué dijiste: 'Es mi hermana', dando lugar a que la tomara yo por esposa?).

Como necesaria y oportuna observación gramatical, quiero poner de relieve que es preciso tener en cuenta que la forma verbal «tomase» (empleada por la versión Nacar-Colunga), y la forma verbal «tomara» (empleada por la versión Bover Cantera); son sencillamente equivalentes, y corresponden a las dos formas del pretérito imperfecto, primera persona del singular, del verbo «tomar», en el modo subjuntivo (que señala la acción como dudosa, condicional, como probable, pero jamás como ocurrida, como que tuvo lugar).   

Por otro lado, y muy a propósito, quiero poner de relieve lo desacertada que es aquí la Traducción del Mundo de las Santas Escrituras (la de los Testigos de Jehová), y cómo se encuentra en la traducción de Génesis 12.19, en la misma y triste condición de las prestigiosas versiones protestantes y católicas de la Biblia, sin que podamos establecer diferencia alguna entre ellas. Esto así, pues tradujo en la misma línea que estas: “¿Por qué dijiste: ‘Es mi hermana’, de modo que yo estuve a punto de tomarla por esposa?”

De todos modos, me es preciso llamar la atención algunas notables excepciones tanto del lado de las versiones protestantes, como del lado de las versiones católicas.

Del lado protestante, una honrosa excepción lo constituye la Nueva Traducción Viviente (NTV), cuando tradujo: ¿Por qué dijiste: “Es mi hermana” y con esto me permitiste tomarla como esposa? Ciertamente me es preciso llamar la atención a que esta traducción que muestra la NTV, contrasta con la que hizo la Nueva Versión Internacional, dado que por lo general la NTV se muestra muy concordante con su antecesora la NVI.

Otra honrosa excepción, además de la NTV, por parte de las versiones protestantes de la Biblia, la representa la llamada Biblia Textual tercera edición: “¿Por qué dijiste: Es mi hermana? Pues yo la tomé para mí por mujer”.

Del lado católico, la honrosa excepción la viene a representar la Biblia de Jerusalén de 1976 (¿Por qué dijiste: “Es mi hermana”, de manera que yo la tomé por mujer?); y la Biblia de Jerusalén 1998 (¿Por qué dijiste: "Es mi hermana", de manera que yo la tomé por mujer?).  

Otra valiosa excepción católica lo representa la Biblia del peregrino de estudio 1996 y 1998, cuando tradujo: “¿Por qué me dijiste que era tu hermana? Ya la he tomado por esposa”.

Ahora bien, ¿Afirma el texto hebreo que Sara llegó a ser mujer o esposa del Faraón? ¿Afirma el texto hebreo que sólo fue una simple posibilidad el que Sara hubiese sido mujer o esposa del Faraón? ¿Qué es lo que en realidad dice el texto hebreo?  

Como de manera muy acertada puso de relieve mi apreciado amigo y colega Cesar Silva, no hay dudas de que el texto hebreo de Génesis 12.19 afirma efectivamente que el Faraón tomó a Sara por mujer, por esposa, que la hizo parte de su harén.  

En tal sentido, no podemos obviar lo que incluso es muy evidente en la misma Reina Valera 1960, que por haber llevado a Sara a su casa, y hacerla parte de su harén, Abraham recibió una serie de valiosos regalos por parte del Faraón: “Y aconteció que cuando entró Abram en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era hermosa en gran manera. 15También la vieron los príncipes de Faraón, y la alabaron delante de él; y fue llevada la mujer a casa de Faraón. 16E hizo bien a Abram por causa de ella; y él tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas, asnas y camellos” (Génesis 12.14-16).

Por otro lado, la forma verbal «va-’eqáj», es una forma verbal inversa, o sea, una forma verbal de estado o tiempo imperfecto convertida en estado o tiempo perfecto por la «va» conversiva -una «wayyiqtol», correspondiente a la primera  persona común singular (yo), del verbo «laqáj». Luego, el sentido correcto de la forma verbal «va-’eqáj» es «tomé, escogí, retuve»; y sumada a la expresión que le sirve de complemento «’otaj li le-’isháh», resulta en la expresión «va-’eqáj ’otaj li le-’isháh»: «la tomé a ella por mi mujer» (como mujer para mí, para ser mi mujer, la hice mujer mía, mi mujer).

Por su parte, la Septuaginta también concuerda con el texto hebreo cuando tradujo: «kái élabon autén emautó eis gunáika»: «y la tomé por mujer para mí mismo».

Consecuentemente, si el texto hebreo y la Septuaginta concuerdan en lo absoluto en afirmar que por mentir Abraham (al presentar a Sara como su hermana y no como su esposa), le dejó libre el camino al Faraón para tomarla como mujer y hacerla parte de su harén; ¿por qué razón habrán manipulado el texto de Génesis 12.19, las citadas versiones de la Biblia, a pesar de la evidencia que aportan los versículos 14-16 del mismo capítulo 12 de Génesis?

Respuesta: Ante la ausencia de una variante textual que justifique la forma en que la Reina Valera e incluso prestigiosas versiones católicas de la Biblia han manipulado a Génesis 12.19; no nos queda más remedio que sospechar que tuvieron la intención de salvaguardar la imagen pública del patriarca Abraham en dos planos: 1) Como hombre de fe, como el padre de la fe, procurando evitar de manera sutil que su imagen de hombre de fe se viera manchada con una mentira (en un aparente debilitamiento de su fe y confianza en su Dios), ante la sospecha de que la hermosura de su esposa Sara podría poner su vida en peligro;

2) Como varón y macho, evitando poner de relieve el que efectivamente la mujer del patriarca fue parte del harén del Faraón, que la esposa del patriarca fue hecha mujer de un personaje como el Faraón (hecho nada halagüeño para la imagen de “macho” del varón en una cultura eminentemente patriarcal). Por supuesto, estos dos hechos contrastan y atentan con la imagen y expectativas que por lo general tienen las comunidades cristianas respecto de ciertos personajes bíblicos con especialidad, sino es que de todos.   

En todo caso, resulta muy llamativo y curioso que lo que no fue una preocupación para el hagiógrafo, sí lo haya sido, sí lo es para algunos equipos de traducción  bíblica, por supuesto, también para las comunidades de fe que han hecho suyo el texto del hagiógrafo.  

De todos modos y, en suma, es preocupante que, desde la perspectiva de la exégesis y la labor de traducción, ciertos equipos de traducción (católicos y protestantes) se hayan preocupado más por salvaguardar la imagen del patriarca Abraham, que por comunicar lo que efectivamente dice el texto, así de sencillo.        


¡Hasta la próxima!


No hay comentarios:

Publicar un comentario