martes, 20 de marzo de 2012

Exégesis versus tradición en la teología protestante Un caso concreto, algunas hipótesis

Exégesis versus tradición en la teología protestante
Un caso concreto, algunas hipótesis


Héctor B. Olea C.

¿Por qué persisten ciertas posturas doctrinales y teológicas en el seno de las comunidades del cristianismo protestante y evangélico, a pesar del avance y los aportes de los estudios histórico-críticos?

He aquí algunas personales hipótesis mías.

1) Las comunidades de fe (por lo menos aparentemente) fundamentan ciertas creencias y prácticas en lo que plantean algunos textos bíblicos.

2) Los estudios críticos ponen de relieve que el contenido de dichos textos total o parcialmente carece de fundamento textual, a la luz de los métodos exegéticos, principalmente de la crítica textual.

3) Ante los argumentos y declaraciones de las ciencias bíblicas, las comunidades de fe deciden apelar a la supuesta eficiencia que dicha creencia o práctica les ha proporcionado en el día a día, a lo largo de la historia; no sin antes satanizar el estudio científico de la Biblia.

En otras palabras, cuando las comunidades de fe escuchan las conclusiones de los métodos exegéticos, conclusiones que muchas veces dejan sin fundamento textual la persistencia de ciertas prácticas y doctrinas; las comunidades de fe de manera sutil y no abiertamente confesada, deciden cambiar el eje y el foco sobre el cual sostienen esas doctrinas y prácticas: deciden apelar a la tradición, a los años que se vienen observando tales prácticas y a los beneficios y aportes (reales o supuestos) que han recibido de éstas para la calidad de su devoción y vida espiritual, incluso para su real y efectiva perseverancia.









En consecuencia, aunque se resisten a admitirlo, el texto bíblico es relativizado y efectivamente relevado; al final, será la tradición, la práctica, la vivencia la que ha de terminar la persistencia de ciertas creencias, doctrinas, y prácticas, y no precisamente los textos bíblicos.

La gran paradoja es que estas comunidades de fe afirman a ultranza que sus creencias y prácticas dependen sólo y nada más de lo que se desprende únicamente de los textos bíblicos (hay quienes hablan de lo “explícito” e “implícito” en los textos bíblicos). Por tal razón, por ejemplo, poca importancia ha de recibir el análisis exegético del tema del ayuno por parte de muchas comunidades de fe, pues al margen de mis argumentos y las evidencias que he presentado, tales comunidades sienten que cuando ayunan reciben un poder y unos recursos espirituales, únicos, extraordinarios; una especie de renovación espiritual (supuesta o real) que ningún estudio exegético habrá de poner en duda, bajo sospecha o cuestionamiento.

En realidad la práctica del ayuno, así como otras, ante la efectiva legitimación de la tradición, la práctica y vivencia, no parece necesitar de exégesis alguna que venga a darle sustento y razón de ser. Lo interesante es que este cambio de foco y marco de referencia (de los textos a la vivencia y la praxis) es tan sutil que en la mayoría de las veces la persona que lo lleva a cabo no parece estar consciente de ello.

Al final parece que, y en efecto, en la comunidades de fe se cree y se practica lo que ellas entienden que debe creerse y practicarse, al margen de lo que en realidad digan los estudios bíblicos críticos y exegéticos; al fin y al cabo no es cierto que sus creencias y prácticas dependen única y exclusivamente de la exégesis de los textos bíblicos. Al final, las conveniencias de la vivencia y la praxis cristiana parecen aportar más fundamento y razón de ser a ciertas creencias, doctrinas y prácticas que los textos bíblicos mismos; textos bíblicos que, a pesar de todo, tanto se proclama y se dice que constituyen un marco de referencia vital e insustituible (Sola Escritura) en cuestiones de fe, creencia, doctrina, y práctica.



¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

  1. valla entonces podriamos llegar a incurrir en muchas cosas porque creermos que existes un Dios que hace milagros, lo que creemos porque lo leimos ???..... sencillamente porque en la Torá podemos leer de los milagros de Dios por ello devemos de Creer ???.... son letras al igual que todas las escrituras, eran los dones y las profesias para tiempos antiguos? eran los Dones solo para los Apostoles ??..... espero tu contestacion

    ResponderEliminar
  2. Planteamiento transparente, conciso y consecuente. No obstante, ¿no estaremos absolutizando también a la exégesis? Es decir, si la exégesis no lo aprueba, entonces no debe aceptarse o al contrario. ¿Quién determina cómo debe interpretarse la Biblia al interior de una comunidad? ¿La exégesis, una tradición, un acuerdo confesional, un concilio? Tomo algunas interesantes líneas suyas en "El papel de la Biblia y el de la comunidad de fe en el proceso de interpretación bíblica y de elaboración teológica". Espero, no hacerlo fuera de contexto... "es la comunidad interpretativa la que determina si para ella un hecho o relato tiene el carácter de normativo o descriptivo". Así pues, no es la exégesis lo determinante, para bien o para mal, como usted acertadamente apunta al final. La comunidad sigue teniendo la última palabra. De ahí los desencuentros. Gracias por compartirnos su pensamiento y atender el nuestro.

    ResponderEliminar