viernes, 21 de enero de 2011

El uso bíblico de los términos lógos y rhéma, una síntesis Tercera y última parte (Síntesis y conclusión final)

El uso bíblico de los términos
lógos y rhéma, una síntesis
Tercera y última parte (Síntesis y conclusión final)

Héctor Benjamín Olea Cordero
6) Por medio de ambas se produce fe (resumen y conclusión)
1 Pedro 1.25 establece que “la palabra [“rhéma”] del Señor permanece para siempre.
Mateo 24.35 sostiene que “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras [lógos”] no pasarán.
1 Pedro 1.23 dice: Siendo renacidos… por medio de la palabra [lógos”] de Dios que vive y permanece para siempre.
7) Las dos se usan al hacer referencia al poder de penetración de la palabra de Dios
Efesios 6:17 “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”.
Aquí el griego: rhéma
Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Aquí el griego:lógos”
Aquí se ve que la misma idea que se afirma con rhéma” en Efesio 6.17, se afirma en Hebreos 4.12, pero con lógos”.
8) Ambas se usan para hacer referencia a una pregunta:
Marcos 11:29 (Reina Valera): “una pregunta”; el griego literalmente dice “una palabra” (“jena lógon”).
Mateo 27:14 (Reina Valera) “una pregunta”. El griego literalmente dice “una palabra” (“jen rhéma”).
9) Ambas se usan para hacer referencia a una expresión oral:
Mateo 7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
Mateo 7.26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena.
Mateo 7.28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.
En estos tres pasajes, la expresión “estas palabras”, es la traducción del griego (tus lógus tútus). Una forma plural de lógos”.
Ahora bien en Lucas 7.1 leemos Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. Aquí lo que la Reina Valera tradujo “sus palabras”, es literalmente en el griego “las palabras de él” o “sus palabras”, (“ta rhémata autú”). Una forma plural de rhéma.”
10) Las dos sirven para señalar un asunto o un hecho acontecido:
En Marcos 1.45 leemos: Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.
Aquí lo que la Reina Valera tradujo “el hecho”, el griego, literalmente dice: “la palabra” (“ton lógon”). Una forma singular de lógos.”
En Lucas 2.15 leemos: Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado”.
Lo que la Reina Valera tradujo aquí “esto que ha sucedido”, es literalmente en el griego “este asunto que ha acontecido” (“to rhéma túto to guegonós”). Una forma singular de rhéma.”
11) Las dos sirven para hacer referencia al relato de unos hechos que se han puesto por escrito:
1 Reyes 11.41 Los demás hechos de Salomón, y todo lo que hizo, y su sabiduría, ¿no está escrito en el libro de los hechos de Salomón?”
Aquí la expresión “en el libro de los hechos de Salomón” es la traducción del griego “en biblío rhemáton Salomón”. “Rhemáton” es una forma plural de la palabra “rhéma.”
Este primer pasaje, 1 Reyes 11.41, es mencionado por el Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, publicado por Sígueme (tomo II, página 276), para destacar el significado doble de “rhéma” como hecho y como relato; sin embargo, aun en este tipo de expresión, “logos” domina, como muestro a continuación.
Es más, en 2 Crónicas 9.29 (Los demás hechos de Salomón, primeros y postreros, ¿no están todos escritos en los libros del profeta Natán, en la profecía de Ahías silonita, y en la profecía del vidente Iddo contra Jeroboam hijo de Nabat?) que paralela con 1 Reyes 11.41, la misma idea se expresa con “lógos”. De todos modos hay que decir que 1 Reyes 11.41 es el único pasaje en que la Septuaginta usa a “rhéma” y no a “lógos” para comunicar este tipo de idea.
2 Reyes 14.15 Los demás hechos que ejecutó Joás, y sus hazañas, y cómo peleó contra Amasías rey de Judá, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?
Aquí la expresión “en el libro de las crónicas de los reyes de Israel” es la traducción del griego “epí biblío lógon ton jemerón tois basiléusin Israel”. “Lógon” es una forma plural de la palabra “lógos”.
2 Reyes 14.18 Los demás hechos de Amasías, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?
Aquí la expresión “en el libro de las crónicas de los reyes de Judá” es la traducción del griego “epí biblío lógon ton jemerón tois basiléusin Iuda”. “Lógon” es una forma plural de la palabra “lógos”.
2 Reyes 15.11 Los demás hechos de Zacarías, he aquí que están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.
Aquí la expresión “en el libro de las crónicas de los reyes de Israel” es la traducción del griego “epí biblío lógon ton jemerón tois basiléusin Israel”. “Lógon” es una forma plural de la palabra “lógos”.
Además 2 Reyes 15.15, 21, 26, 31, 36, en estos pasajes la traducción “de las crónicas” es también la misma forma plural ya vista de “lógos”, o sea, “lógon”.
Conclusión: El uso bíblico de lógos y rhéma no permite aceptar la tesis del Dr. Cho, del Diccionario Vine, ni de todos los demás que siguen esta forma de interpretar estos dos términos bíblicos, precisamente al margen de su uso en la Biblia.
Finalmente, a la luz de toda la evidencia presentada, en contra de la hipótesis del Dr. Cho (que Pedro caminó sobre las aguas no por “lógos”, sino por rhéma”, tenemos que concluir que Pedro pudo caminar sobre las aguas, ya fuera por “lógos” como por “rhéma”. De todos modos hay que decir que en el relato (Mateo 14.22-33) no están ninguna de las dos palabras en cuestión.
¡Hasta aquí nos ayudó el Señor (Hashem, el Eterno, Yahvh, Yahwh)!

No hay comentarios:

Publicar un comentario