jueves, 20 de enero de 2011

El uso bíblico de los términos lógos y rhéma, una síntesis Segunda parte

El uso bíblico de los términos
lógos y rhéma, una síntesis
Segunda parte
Héctor Benjamín Olea Cordero
El Compendio del diccionario teológico del Nuevo Testamento, publicado por Libros Desafío, en resumen, dice lo siguiente: La Septuaginta trata a lógos” y rhéma” y como sinónimos, y usa ambos términos para traducir a “dabar”. “Rhéma” es más común en el Pentateuco, Job, Josué, Jueces y Rut, pero lógos” toma la delantera en los demás libros históricos y en los libros poéticos, y figura ocho veces más frecuentemente que rhéma” en los profetas (página 498).
Conclusiones basadas en un análisis comparativo, a la luz de su verdadero uso en la Biblia
Lógos” y “rhéma”
1) Tienen un uso indistinto (sinónimo) en la expresión “palabra de Dios”
Jueces 3:20 “Y se le acercó Aod, estando él sentado solo en su sala de verano. Y Aod dijo: Tengo palabra de Dios para ti. El entonces se levantó de la silla”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:lógos”
1 Samuel 9:27 “Y descendiendo ellos al extremo de la ciudad, dijo Samuel a Saúl: Di al criado que se adelante (y se adelantó el criado), mas espera tú un poco para que te declare la palabra de Dios”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego: “rhéma”
2) Tienen un uso indistinto (sinónimo) en la expresión “palabra de Jehová”
Génesis 15.1 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:rhéma”
2 Samuel 24.11 Y por la mañana, cuando David se hubo levantado, vino palabra de Jehová al profeta Gad, vidente de David, diciendo”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:lógos”
3) En la expresión “vino a mí palabra de Jehová”
La expresión “Vino a mí Palabra de Jehová” en los profetas mayores se encuentra en cincuenta y cuatro (54) ocasiones, en cincuenta y cuatro (54) versículos. Es peculiar y característica de Jeremías y Ezequiel. No se halla en Isaías. En los profetas menores sólo la encontramos en Zacarías y sólo en tres ocasiones. En esta expresión domina lógos”.
Jeremías 18.5 Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:lógos”
Ezequiél 3.16 Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo”.
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:lógos”
Zacarías 6:9 “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo”…
Aquí: Hebreo:dabar” Griego:lógos”
4) También muestran un uso indistinto (sinónimo) en algunos pasajes selectos de los evangelios:
a) Lucas 2.29 “Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra”. Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “rhéma”.
b) Lucas 3.2Y siendo sumos sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”. Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “rhéma.” La frase subrayada corresponde al griego “eguéneto rhéma theú”.
c) Juan 10.35 “Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada)”. Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “lógos”. La frase subrayada corresponde al griego “jo lógos tu theú eguéneto”.
d) Mateo 8.8 “Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.”Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “lógos.”.
e) Lucas 7.7 “Por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano.” Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “lógos.”
f) Lucas 22.61 “Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces.” Aquí la traducción “palabra” corresponde a la griega “rhéma.”
5) Por igual hacen referencia a la palabra creadora
El Salmo 33.6 “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.” En este pasaje la traducción “palabra” también corresponde en el hebreo a “dabar”, pero en la Septuaginta a lógos”, y no a rhéma.”
Hebreos 11:3 “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”.
Aquí el griego: rhéma”
2 Pedro 3:5 “Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste”. Griego:lógos”
6) Por medio de ambas se produce fe
Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.
Aquí el griego: rhéma
Ahora, ocurre que en Juan 17.20 leemos Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por (por medio de) la palabra [lógos”] de ellos.
El valor de Juan 17.20 para nuestro análisis es que describe a “lógos” no como una mera palabra informativa, sino como una palabra en principio oral, y capaz de producir fe salvadora. El análisis comparativo del uso de “lógos” en Juan 17.20 y el uso de rhéma” Romanos 10.17 demuestra, en primer lugar, que es inadmisible la distinción que plantea el Dr. Yongi Cho de estos dos términos, distinción que se basa en una información parcial, considerado sólo a Romanos 10.17. En segundo lugar, que en cuanto a la aplicación de la salvación, la fe viene tanto por escuchar a “lógos como por escuchar a rhéma.”
Otro elemento a tomar en cuenta en Juan 17.20, es el uso y posibilidades de traducción del verbo “pistéuo” que igualmente significa “creer” y “tener fe”. Además, es bueno tener presente que la palabra que se traduce “fe” en el Nuevo Testamento, “pístis”, viene del verbo “pistéuo.”
A la luz de lo que acabo de decir, Juan 17.20 muy bien y legítimamente se puede traducir: “Mas no te ruego solamente por éstos, sino también por los que han de tener fe en mí por medio de la palabra [lógos”] de ellos”. Esta legítima traducción que he hecho dificulta todavía más la tesis del Dr. Yongi Cho.
Para concluir con el análisis de Juan 17.20, quiero considerar cómo el uso del verbo en otos pasajes claves, dan apoyo a la traducción que propongo.
Juan 3.16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree [“pistéuo”], no se pierda, mas tenga vida eterna”.
Juan 3.36 “El que cree [“pistéuo”] en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer [“pistéuo”] en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.
Juan 14.1 “No se turbe vuestro corazón; creéis [“pistéuo”] en Dios, creed [“pistéuo”] también en mí”. Este pasaje muy bien se puede traducir “tengan fe en Dios tengan fe en mí”. A favor de esta traducción está la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras: “No se les perturbe el corazón. Ejerzan fe [“pistéuo”] en Dios, ejerzan fe [“pistéuo”] también en mí”. También la Biblia en lenguaje actual y otras: No se preocupen. Confíen en Dios y confíen también en mí.
Hechos 16.31 “Ellos dijeron: Cree [“pistéuo”] en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”.
Romanos 1.16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree [“pistéuo”]; al judío primeramente, y también al griego”.
Otro pasaje importante en este análisis, y que va en la misma de Romanos 10.17 y Juan 17.20, es 1 Pedro 1:23 que dice: Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra (el griego “por medio de la palabra”) de Dios [lógos”] que vive y permanece para siempre.
¡Hasta mañana con el favor de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario