viernes, 20 de mayo de 2011

«El reino de los cielos no es para personas mansas; sólo las violentas lo arrebatan» ¿Dijiste eso, Jesús? 2 de 3

«El reino de los cielos no es para personas mansas; sólo las violentas lo arrebatan»
¿Dijiste eso, Jesús?
2 de 3

Héctor B. Olea C.

La traducción e interpretación de Lucas 16.16
¿Qué relación tiene Lucas 16.16 con Mateo 11.12?
Un hecho que no debemos perder de vista es que la idea de Lucas 16.16, la cual paralela con Mateo 11.12, no se encuentra en Marcos ni en Juan. Esto nos dice que es uno de los datos que forman parte de «Q», la fuente de los dichos de Jesús, que junto a Marcos explica los elementos comunes al evangelio de Mateo y el evangelio de Lucas. Por otro lado, «Q» viene a representar el material común que comparten Mateo y Lucas, pero que no se encuentra en Marcos.
A la luz de este hecho se comprenden las palabras ya citadas del «Comentario Bíblico San Jerónimo»: “Este versículo resulta oscuro tanto en Mateo como en Lucas (16.16); es difícil saber si Lucas ha condensado una sentencia oscura o si Mateo la ha amplificado para explicarla.
Ahora bien, la versión Reina Valera revisión de 1909 ha originado una mala lectura e interpretación de Lucas 16.16, problema que también se mantuvo todavía en la Reina Valera revisión de 1960, incluso en la Reina Valera de 1995.
A continuación citamos la forma en que se ha traducido Lucas 16.16 en la serie Reina Valera 1909, 1960, 1995 y 2006.
Reina Valera 1909“La ley y los profetas hasta Juan: desde entonces el reino de Dios es anunciado, y quienquiera se esfuerza a entrar en él”.
Reina Valera 1960 “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.”
Reina Valera 1995“La Ley y los Profetas llegan hasta Juan. Desde entonces es anunciado el reino de Dios y todos se esfuerzan por entrar en él”.
Reina Valera actualizada 2006 La Ley y los Profetas fueron hasta Juan. A partir de entonces son anunciadas las buenas nuevas del reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él.”
Ahora, consideremos la traducción que ofrecen Schokel y Mateos (Nuevo Testamento): “La ley y los profetas llegaron hasta Juan; desde entonces se anuncia el reinado de Dios, y todo el mundo usa la violencia contra él.”
Una versión que difiere tanto de la serie Reina Valera, como de la de Schokel y Mateos, es la que leemos en la obra «Todos los evangelios, traducción íntegra de las lenguas originales de todos los textos evangélicos conocidos», dirigida por Antonio Piñero:
“La ley y los profetas, hasta Juan; desde entonces, el reino de Dios es anunciado y todo el mundo se esfuerza por él”
Pero una versión de la Biblia que traduce en consonancia con Schokel y Mateos, es la «Biblia de Jerusalén Latinoamericana», cito: “La ley y los profetas llegan hasta Juan; a partir de ahí comienza a anunciarse la Buena Nueva del Reino de Dios, y todos emplean la violencia contra él.”
De inmediato se nota la diferencia entre la traducción de Schokel-Mateos, y la «Biblia de Jerusalén Latinoamericana», con relación a la realizada por la serie Reina Valera, respecto de la última parte de Lucas 16.16; sin embargo, en mi opinión, tanto la traducción de Schokel-Mateos, la de la «Biblia de Jerusalén Latinoamericana», así como la conservada en la serie Reina Valera, no son las más acertadas.
Paso a explicarme. Resulta que el Lucas 16.16 tiene dos formas verbales. La primera es “euanguelízetai” (tercera persona singular, tiempo presente, voz media o pasiva de “euanguelízo”, evangelizar, proclamar). La otra forma verbal es “biázetai” (tercera persona singular, tiempo presente, voz media o pasiva de “biázo”, ejercer violencia).
Sin embargo, antes de profundizar demasiado en cuanto a las opciones en cuanto a cuál de la voz ha de darse preferencia (si a la voz pasiva o si a la voz media), o si la voz activa; otro factor en discusión es cuál debe ser el sujeto de “biázetai”. Por un lado, las versiones de la Biblia que forman parte de la serie Reina Valera (las que he mencionado), han asumido que el sujeto de “biázetai” no es el mismo sujeto que el de la forma verbal “euanguelízetai”, o sea, “je basiléia tou theoú” (el reino de Dios).
Tanto para la serie Reina Valera como la traducción de Schokel y Mateos, el sujeto de “biázetai” es la palabra griega “pas” (todo, cualquiera). En lo personal, igualmente pienso que es la opción correcta.
Con relación a la primera forma verbal, “euanguelízetai”, a pesar de su ambigüedad respecto de la voz (pasiva o media, pues la forma es la misma), o voz activa; se nota que la mayoría de las versiones han coincidido en traducirla como en voz pasiva “es proclamado”, “se anuncia” (el reino de Dios).
Lamentablemente no existe el mismo consenso respecto de la segunda forma verbal, “biázetai”, que al igual que “euanguelízetai” puede ser entendida tanto en voz pasiva o como en voz media, o como con sentido activo.
Pero a pesar del consenso que ha existido con relación a interpretar que el sujeto de “biázetai” no es el mismo que el de la primera forma verbal, “euanguelízetai”; lo cierto es que sí existe diferencia con respecto a traducir a “biázetai” en lo que al accidente de la voz gramatical se refiere (como en voz activa, pasiva o como en voz media).
La serie Reina Valera la tradujo como voz media (o más bien en voz activa; ya advertí que superficialmente no se distingue tan claramente la traducción de la voz activa de la traducción de la voz media no reflexiva): Reina Valera 1909 (y quienquiera se esfuerza a entrar en él); Reina Valera 1960 (y todos se esfuerzan por entrar en él); Reina Valera 1995 (y todos se esfuerzan por entrar en él); Reina Valera actualizada 2006 (y todos se esfuerzan por entrar en él). Incluso la traducción de Schokel y Mateos también traduce en la misma voz que la serie Reina Valera (y todo el mundo usa la violencia contra él).
En lo relativo a traducir la forma verbal “biázetai” ya sea en voz activa, pasiva o como en voz media, personalmente pienso que la traducción en voz pasiva es la más correcta. De todos modos, planteo tres posibles traducciones de Lucas 16.16, dos asumiendo a “biázetai” en voz media (prácticamente sin mucha distinción de la voz activa), y la tercera, asumiendo a “biázetai” en voz pasiva.
Pues bien, la parte final de Lucas 16.16 en el texto griego es: “kái pas eis auten biázetai”. Esta frase, asumiendo a “biázetai” en voz media (con un sentido no fácilmente distinguible de la voz activa) explica aquí dos posibles traducciones:
1) Primera posible traducción (“biázetai” en voz media): “Y todo individuo usa la violencia contra (sentido más bien remoto de la preposición griega “eis”) él (contra el reino).
2) Segunda posible traducción (“biázetai” en voz media): “Y todo individuo usa la violencia para entrar en él”.
3) Tercera traducción (asumiendo a “biázetai” en voz pasiva): “Y todo el que entra (se dirige hacia él) en él (“autén” hace referencia al reino), sufre violencia (es víctima de la violencia).
Como dije antes, personalmente me inclino por asumir “biázetai” en voz pasiva. En consecuencia, mi traducción personal de Lucas 16.16 es:
«La ley y los profetas eran hasta Juan, desde entonces el reino de Dios es proclamado y todo el que se dirige hacia él (se conduce, lo acepta, entra en él) sufre violencia»
De todos modos, me pregunto: ¿Puede ayudarnos el considerar el uso del verbo “biázo” en la Septuaginta?
Un hecho que dificulta la interpretación de Mateo 11.12 y Lucas 16.16 es que el verbo “biázo” sólo aparece en el NT en los dos pasajes citados. Esto significa que no contamos con otros usos del mismo verbo que podrían ayudarnos en su interpretación en los dos pasajes en cuestión. Por eso se ha creído que apelando a su uso en la Septuaginta es posible iluminar su uso e interpretación en el NT.
Lo interesante es que una vez acudimos a los léxicos de la Septuaginta, inmediatamente inician los problemas.
Me explico. El léxico griego-inglés de la Septuaginta (A Greek-English Lexicon of the Septuagint) en dos tomos, tiene como forma básica del verbo, a “biázomai”. Esto significa que para este léxico el verbo “biázomai” es defectivo o deponente”. Pero, ¿qué significa que un verbo sea defectivo o deponente?
Un verbo defectivo o deponente es un verbo griego que tiene como tema las formas de la voz media y no de la voz activa, pero con significado activo. Ejemplos de este tipo de verbo son “érjomai” (voy, vengo), “guínomai” (soy, existo, llego a ser), y “déjomai” (recibo).
Hay también los llamados verbos “semideponentes”. Son aquellos que a pesar de tener su forma básica en voz activa; sin embargo, son deponentes en el tiempo futuro. Por ejemplo, la forma del verbo “recibo”, “tomo”, en presente es “lambáno”, pero en futuro es “lémpsomai”; también el verbo “oigo”, “escucho” que en su forma del tema presente es “akoúo”, pero que, a pesar de tener un tema futuro, “akoúso” (como verbo regular), también tiene un tema futuro como un verbo deponente, o sea, “akoúsomai” (oiré, escucharé).
En consecuencia, cuando estamos frente a una forma verbal de un verbo que se considera defectivo o deponente, o sea, con características de voz media o pasiva, pero de significado activo; implica que tenemos que tener cuidado con no deducir automáticamente que estamos ante una acción pasiva o de interés personal (voz media, incluso de matiz reflexivo). Lo más seguro es que dicha formal verbal tenga un sentido de voz activa.
Algunos pasajes el AT donde encontramos el uso del verbo “biázomai” en la Septuaginta son: Génesis 33.11; Éxodo 19.24; Deuteronomio 22.25, 28; Ester 7.8.
Pues bien, a pesar de que para la Septuaginta el verbo “biázomai” es deponente, cuando pasamos a los léxicos griegos del NT, percibimos una situación distinta, pues el tema y forma básica que encontramos (dominante, aunque realmente no existe un consenso total) es “biázo”, no “biázomai”. Ahora paso a citar cómo algunos léxicos griegos del NT conciben el tema o forma básica del verbo “ejercer violencia”, “sufrir violencia”, si como verbo regular (“biázo”), o si como deponente (“biázomai”).
1) El «Léxico Griego Español del NT», de Alfred E. Tuggy, lo asume como regular, o sea, “biázo”.
2) El «Greek-English Lexicon of the New Testament», de Joseph Henry Thayer, lo asume también como verbo regular, “biázo”.
3) El «Nuevo léxico griego-español del Nuevo Testamento», de Jorge Fitch Mackibben, lo asume como un verbo defectivo o deponente, es decir, “biázomai”.
4) El «Diccionario conciso griego-español del Nuevo Testamento», publicado por las Sociedades Bíblicas Unidas, lo asume como un verbo regular, “biázo”.
5) Para la «Concordancia Manual y Diccionario Griego-Español del Nuevo Testamento», de Pedro Ortiz V., también es un verbo regular, “biazo”.
6) El «Diccionario Vine» también lo asume como un verbo regular, “biázo”.
7) El «Compendio del Diccionario Teológico del Nuevo Testamento», de Gerhard Kittel, lo asume como un verbo deponente, “biázomai”.
Como se ve, no hay un absoluto consenso respecto de si el verbo “ejercer” o “sufrir” violencia, debe sumirse como un verbo regular (“biázo”) o si como un verbo deponente (“biázomai”).
Ahora bien, ¿Qué implicaciones tiene, para la exégesis de Mateo 1.12 y Lucas 16.16, el que nuestro verbo en cuestión se asuma como regular (“biázo”) o como deponente (“biázomai”)?
Por un lado, si el verbo es deponente (“biázomai”), la traducción de voz pasiva (sufrir violencia) o de voz media (ejercer violencia a favor del sujeto, de interés personal, incluso reflexivo), se descartan de inmediato, y se impone la idea de la voz activa.
Si se asume en el tema presente la voz media, lo que lo convierte en un verbo deponente, las traducciones de Mateo 11.12 y de Lucas 16.16, serían:
“Desde los días de Juan el Bautista, el reino de Dios ejerce violencia (avanza con violencia, violentamente), y los violentos lo arrebatan (lo conquistan, lo hacen suyo o forman parte de él)” (Mateo 11.12)
“La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos ejercen violencia para entrar en él (con violencia, violentamente procuran entrar en él)” (Lucas 16.16)
Pero, por otro lado, si se asume en el tema presente la forma de un verbo regular, “biázo”, entonces no se descarta la voz pasiva. En consecuencia, las traducciones de Mateo 11.12 y Lucas 16.16, serían:
“Desde los días de Juan el Bautista, el reino de Dios sufre violencia (es víctima de la violencia), y los violentos procuran arrebatarlo (detenerlo, hacerlo colapsar)” (Mateo 11.12)
“La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos los que procuran formar parte de él (tener parte en él), sufren violencia” (Lucas 16.16)
¡Hasta mañana con el favor de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario