domingo, 23 de septiembre de 2012

Si «día de reposo» equivale a «sábado», ¿Por qué evitar el uso de la palabra «sábado»?


Si «día de reposo» equivale a «sábado», ¿Por qué evitar el uso de la palabra «sábado»?

Un interesante caso de inconsistencia en la serie Reina Valera

Héctor B. Olea C.

A propósito del mes la Biblia, quiero llamar la atención respecto de una notable inconsistencia y situación un tanto contradictoria en la historia de la versión Reina Valera. La problemática en cuestión tiene que ver con el empleo de la expresión «día de reposo» (equivaliendo a sábado, el séptimo día de la semana).

Pues bien, la expresión «día de reposo» (equivaliendo a «sábado», el séptimo día de la semana) con un asterisco al pie de página llamando la atención de la persona lectora) se la encuentra en el AT (claro está en la versión Reina Valera 1960), 62 veces en 52 versículos bíblicos.

En relación al NT, la misma se la encuentra 51 veces en 46 versículos bíblicos.

Ahora bien, cabe preguntarse: ¿Emplearon las anteriores versiones de la serie Reina Valera, la expresión «día de reposo» (equivaliendo a «sábado», el séptimo día de la semana)?

Respuesta: No. En realidad, la expresión en cuestión es un recurso que comienza a emplearse sólo a partir de la revisión de 1960.

En efecto, es preciso decir que la elección de cualquier pasaje al azar donde en la Reina Valera 1960 se lea la expresión “día de reposo” (equivaliendo a «sábado»), al leerlo tanto en la Biblia del Oso (la original obra publicada por Casiodoro de Reina en 1569), como en la revisión de esta publicada por Cipriano de Valera en 1602; pondrá de manifiesto que en realidad ninguna de estas dos obras se empleo la expresión “día de reposo” (equivaliendo a “sábado”, el séptimo día de la semana), como comienza a utilizarse en la revisión de 1960.

Por otro lado, un estudio minucioso de la expresión “día de reposo” con base en la Reina Valera 1909, pone de manifiesto que ni siquiera en la revisión de 1909 se empleó la expresión “día de reposo” (equivaliendo a “sábado”). En consecuencia, la única conclusión plausible es que la expresión “día de reposo” (equivaliendo a “sábado”) no se empleó nunca antes en serie Reina Valera hasta llegar a la revisión de 1960, ni siquiera en la revisión de 1909.

Además, en un pequeño folleto o librito titulado «Principales objeciones al trabajo de revisión hecho al Reina Valera en 1960» y de la autoría de Felix Arana, se sugiere que el empleo de la expresión “día de reposo” en lugar de “sábado, y con un asterisco al pie de página para indicar “Aquí equivale a sábado”; es un recurso o fenómeno que se origina específicamente en la revisión de 1960, cito: “Otra objeción de importancia que se ha presentado al trabajo de revisión tiene que ver con el cambio de sábado a día de reposo” (página 21).

Ahora bien, resulta muy llamativo que en la revisión a la Reina Valera del año 1995, las Sociedades Bíblicas Unidas tomó la decisión de dejar de lado, de no emplear más la expresión “día de reposo” (equivaliendo a “sábado”, el séptimo día de la semana). Por tal razón, en la revisión de 1995, la serie Reina Valera, vuelve a ponerse a tono con las anteriores revisiones de la serie, con las anteriores a la revisión de 1960.

Pero penosamente y, de manera un tanto incomprensible, la más reciente revisión de la serie Reina Valera, la llamada «Reina Valera Contemporánea», se aleja de la práctica asumida para la revisión de 1995 (que emplea directamente la palabra “sábado” en lugar de “día de reposo”, para hacer referencia al séptimo día de la semana), y retoma el ejemplo de la revisión de 1960 (que evita usar directamente la palabra sábado, y en su lugar emplea la expresión “día de reposo”, aunque apuntando al sábado, como séptimo día de la semana), en sentido contrario no sólo a la Revisión de 1995, sino de  todas las revisiones anteriores, incluso la revisión de 1909 que no emplearon la expresión “día de reposo”.

Para concluir, quiero utilizar dos pasajes del AT y dos del NT, para ilustrar de la mejor manera lo que estoy diciendo. Los dos cuatro pasajes a mencionar y a leer consecutivamente específicamente en las revisiones de 1909, 1960, 1995 y la Reina Valera Contemporánea 2011, son: del AT, Números 28.9 y Deuteronomio 5.12. Del NT, Marcos 6.2 y Lucas 4.16.

Primer caso: Números 28.9

Reina Valera 1909: “Mas el día del sábado dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, por presente, con su libación:”

Reina Valera 1960: “Mas el día de reposo,* dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda, con su libación”

Reina Valera 1995: “»Pero el sábado ofrecerás dos corderos de un año, sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite como oblación, con su libación

Reina Valera Contemporánea (2011): “»El día de reposo presentarás como ofrenda dos corderos de un año y sin defecto, y cuatro litros de flor de harina amasada con aceite, junto con su libación

Segundo caso: Deuteronomio 5.12

Reina Valera 1909: “Guardarás el día del reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado”. Observación: Como para complicar las cosas, de manera inexplicable, inconsistente y hasta contradictoria, la Revisión de 1909 asume una postura que, posteriormente, sería la asumida en la revisión de 1960, al emplear la expresión “día de reposo”, en lugar de “sábado”. 

Reina Valera 1960: “Guardarás el día de reposo[a] para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado

Reina Valera 1995: “»”Guardarás el sábado para santificarlo, como Jehová, tu Dios, te ha mandado

Reina Valera Contemporánea (2011): “”Observarás el día de reposo y lo santificarás, como yo, el Señor tu Dios, te lo he ordenado

Tercer caso: Marcos 6.2

Reina Valera 1909: “Y llegado el sábado, comenzó á enseñar en la sinagoga; y muchos oyéndole, estaban atónitos, diciendo: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es ésta que le es dada, y tales maravillas que por sus manos son hechas?

Reina Valera 1960: “Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?
Reina Valera 1995: “Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndolo, se admiraban y preguntaban: —¿De dónde saca éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es ésta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?
Reina Valera Contemporánea (2011): “Cuando llegó el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga. Al escuchar a Jesús, muchos se preguntaban admirados: «¿De dónde sabe éste todo esto? ¿Qué clase de sabiduría ha recibido? ¿Cómo es que con sus manos puede hacer estos milagros?

Cuarto caso: Lucas 4.16

Reina Valera 1909: “Y vino á Nazaret, donde había sido criado; y entró, conforme á su costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó á leer

Reina Valera 1960: “Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo* entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer”

Reina Valera 1995: “Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer

Reina Valera Contemporánea (2011): “Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer las Escrituras

Al final, después del análisis aquí expuesto, cabe preguntarse si en la decisión adoptada para la revisión de 1960, estuvo la intención de no hacerle concesión alguna a la Iglesia Adventista del Séptimo día, así como a otros movimientos sabáticos. Bueno, si bien no podemos dar una respuesta conclusiva a esta pregunta, llama la atención el hecho de que a pesar de los argumentos empleados por el quipo responsable de la revisión de la Reina Valera 1960; el caso es que para la revisión de 1995, se dio un giro, y se retomó la práctica de las revisiones anteriores a la de 1960, en las que por lo general se empleó directamente la palabra «sábado», y no la expresión «día de reposo».

Al final me pregunto: si la expresión «día de reposo» equivale a «sábado», ¿por qué, pues, no usar directamente la palabra «sábado»? Además, si el empleo de la palabra “sábado” en la Revisión de 1995, se podría considerar una rectificación necesaria respecto de la histórica postura asumida por las revisiones anteriores a la de 1960, ¿por qué en la más reciente revisión de la serie, la llamada «Reina Valera Contemporánea» (2011) se adoptó de nuevo la practica observada en la revisión de 1960? ¿Se… se entiende? 

¿Se nota o no, la inconsistencia?


¡Hasta la próxima!  

1 comentario:

  1. muy de acuerdo, además los judíos guardan el sábado, así de sencillo....por favor que bueno que comentara acerca del nombre divino...gracias...y sin tabúes...como es...gracias

    ResponderEliminar